No nos escapamos del 'impuesto al perro'