"No hay que tener miedo a donar médula ósea, es un proceso simple que salva vidas"

Dolores Caballero Barrigón es Hematóloga jefe de la Unidad Clínica y de Transplante del Servicio de Hematología y profesora del departamento de medicina de la Universidad de Salamanca. Ofrece todas las claves sobre la donación de médula ósea.

Lola caballero, hematóloga en el Hospital Clínico de Salamanca (Foto: De la Peña)

La donación de médula es un procedimiento menos conocido que la donación sanguínea. Sin embargo, este gesto altruista resulta vital para personas que no encuentran entre sus familiares o amigos un donante compatible.

 

La hematóloga jefe de la Unidad Clínica y de Transplante del Servicio de Hematología del Complejo Asistencial salmantino y profesora del departamento de medicina de la USAL, Dolores Caballero Barrigón, explica que "solo alrededor del 30 % de las personas que necesita un trasplante puede encontrar un donante compatible respecto a los HLA en su familia inmediata". Para el 70% restante, los médicos necesitan encontrar una médula ósea compatible respecto de los HLA de otros donantes.

 

-¿Qué es la médula ósea?

 

-"Es un tejido que se encarga de fabricar todas las células que tenemos en la sangre y ese tejido es vital para que el organismo funcione, puesto que la sangre es necesaria para que vivan todos los tejidos. En la médula ósea se producen los glóbulos blancos que nos protegen de las infecciones, fabrica los rojos que nos protegen de la anemia y también las plaquetas que son las células responsables de que no tengamos hemorragias. Dentro de los blancos, además, estan las células responsables del sistema inmunológico, es decir, no sólo en la médula ósea se fabrican las células de la sangre sino las del sistema inmune que luego emigran al bazo...".

 

-¿Qué enfermedades hay de la médula ósea?

 

"Puede estar enferma por patologías neoplásicas, es decir, cáncer de la sangre, o puede estar enferma porque eso deje de funcionar sin tener necesidad de ser un cáncer como es la Aplasia Medular. Si nos centramos en el cáncer, existen las leucemias agudas, crónicas... depende cómo se comporten. La médula ósea juega un papel importante en otras patologías. Al poner una sana, otras enfermedades también se curan".

 

-¿Para qué es importante el transplante de médula?

 

-"No es el concepto de sustitución de un órgano enfermo por uno sano como puede ocurrir en un trasplante de corazón. Esto es totalmente diferente, estamos transplantando células que están en un medio líquido. Además, hablamos de trasplante en dos situaciones: una cuando es un donante sano (transplante alogénico) y otras veces con la persona enferma (Transplante autólogo). Se supone que el alogénico transformará esa médula ósea enferma en una sana y se hace para curar leucemias o para restitutir una médula que no está funcionando bien".

 

 

-¿Por qué hacer un transplante de médula del propio paciente si tiene la enfermedad?

 

-"Porque lo que necesitamos es administrar células hematopoyéticas (de la médula ósea) que nos permitan administrar al paciente quimioterapia a muy alta dosis para curar su tumor, un linfoma por ejemplo. Extraemos la médula ósea del enfermo, la guardamos a 180º bajo cero, se cogela y cuando llega el momento de administrar las altas dosis de quimioterapia se las ponemos. Estas células que infundimos disminuyen la quimio".

 

-¿Recomienda donar médula?

 

-"Es importante que la gente sepa que donando células progenitoras, bien de médula o de sangre periférica, estamos ofreciendo la posibilidad de curarse al 70% de los pacientes que necesitan un trasplante entre sus hermanos, haciendo más numeroso el Registro Internacional de Donanantes, que ahora alcanza los 27 millones. Cuantos más haya más posibilidades de vivir".

 

-¿Cómo es el procedimiento y qué efectos secundarios puede tener?

 

-"Tiene muy pocos efectos secundarios; afortunadamente, el donante viene a donar, está dos o tres horas viendo la televisión y a las cuatro horas ya se puede ir. Si es donación de médula, se hacen varios pinchazos bajo anestesia general y al día siguiente se va a su casa".

 

-¿Qué pasos hay qué seguir para ser donante?

 

-"Hay que ponerse en contacto con el servicio de hematología, con el más cercano. Aquí en Salamanca, concretamente, con el laboratorio de donantes de médula que está en el Hospital Universitario en la primera planta y si no, hay una página web donde te puedes meter que pertenece al Registro de Donantes y ponerse en contacto".

 

-¿Por qué es tan difícil que dos personas  e incluso los hermanos sean compatibles?

 

-"Por la manera de heredarse el HLA (Human Leukocyte Antigen. Antígenos Asociados a los Leucocitos), es el sistema genético más complejo de los seres vivos. Los genes del sistema HLA se transmiten casi siempre en bloque. Cada bloque se denomina haplotipo. El padre aporta un haplotipo y la madre otro, dando origen al genotipo HLA, perfil genético propio del nuevo ser. Entre hermanos las posibilidades también son bajas matemáticamente, solo uno de cada tres tendrá un donante idéntico. Entre hermanos hay un 25% de ser iguales, un 25% de no parecerse en nada y un 50% de ser aploidénticos. Por ello acudimos a los donantes del Registro o a los de cordón umbilcal. Por tanto, se necesita un elevado grado de compatibilidad HLA donante-receptor para que las células del donante sano repueblen el organismo del paciente sin ser rechazadas y sin producir rechazo para que puedan hacer desaparecer las células enfermas del paciente".