No hace falta ser sabio, hay que ser listo