No está de más recordarlo cada segundo