No es un buen día cuando los clásicos anuncian que nos dejan