“No entendemos que se pongan en marcha medidas restrictivas sin compensación a los negocios cerrados”
Cyl dots mini

“No entendemos que se pongan en marcha medidas restrictivas sin compensación a los negocios cerrados”

La presidente de la CEOE Valladolid, Ángela de Miguel, cree que hay otros modelos como los puestos en marcha en Madrid y Andalucía que han sido capaces de generar empleo. 

La presidenta de la CEOE de Valladolid, Ángela de Miguel. TRIBUNA

Ángela de Miguel, presidenta de la CEOE de Valladolid, muestra su gran preocupación por la marcha de muchos sectores, especialmente a los que las medidas restrictivas y limitativas han hecho que tengan que cerrar sus negocios.Esto es como una expropiación: si yo te cierro tu negocio te tendré que dar una compensación”. Advierte de que más de 1.800 empresas vallisoletanas han echado el cierre durante la pandemia y teme “la dificultad que supondrá reactivar la economía” con la pérdida de talento, riqueza y personal.

 

PREGUNTA. ¿Está produciendo la pandemia por Covid-19 una crisis más virulenta que la producida en 2008?

RESPUESTA. El impacto de la caída del PIB en muchos menos meses ha sido más apreciable. Lo que todavía no se puede decir si va a ser más importante que la crisis económica anterior porque desconocemos cuándo vamos a acabar. Lo que sí que es verdad es que está produciendo mucha destrucción de empresas y una caída del PIB tremenda.

 

P. Se habla de una destrucción de más de 1.800 empresas en Valladolid. Es un dato terrible ¿qué supone a futuro para el tejido empresarial vallisoletano?

R. Cada vez que se cierra o se destruye una empresa se pierde muchísima capacidad de generar economía. Y más aún en una crisis como esta, donde muchos de los cierres tienen que ver no con un problema económico sino con un problema sanitario que ha llevado al cierre de determinados sectores. Se pierde muchísimo talento, mucha riqueza, gente que sabe a hacer las cosas y que estamos perdiendo. Todo esto supondrá una dificultad muy importante a la hora de reactivar la economía cuando acabe esta situación sanitaria y la recuperación será más lenta.

 

P. Desde la CEOE se ha pedido un modelo que combine salud y actividad económica ¿es posible con la que está cayendo?

R. Analizando los datos hemos comprobado que Madrid y Andalucía, por ejemplo, han sido capaces de generar empleo. Si ellos han podido, compaginando ciertas medidas, por qué no vamos a poder nosotros. Hay que analizar cuáles son las medidas que tienen un impacto significativo en el descenso de las curvas de la incidencia del virus. Hay que comprobar si a medidas más restrictivas es directamente proporcional bajas más importantes de los contagios. Hay muchos modelos diferentes y algunos permiten compatibilizar salud y economía.

 

P. ¿Son suficientes las ayudas directas que se están otorgando a los diferentes sectores implicados?

R. Evidentemente no están siendo suficientes. Somos el país que menos ayudas están recibiendo las empresas y eso será un hándicap porque muchos países europeos saldrán antes de la crisis que nosotros.

 

P. ¿Qué sectores les preocupan especialmente?

R. Evidentemente los sectores que están directamente afectados por las políticas restrictivas y limitativas. Cuando hay una normativa que impide abrir tu establecimiento todos esos sectores automáticamente tienen un problema gravísimo, máxime cuando están teniendo que mantener su nivel de gastos. Pero no solo estas empresas, sino toda su cadena de valor. Porque lo que vemos es la punta del iceberg, pero para que un restaurante pueda abrir detrás hay distribuidores, proveedores, sector primario, industrial, transportes… Hablamos de turismo, ocio, cultura y comercio.

 

P. ¿Cómo está viviendo personalmente Ángela de Miguel esas angustiosas llamadas de atención de sectores como la hostelería?

R. Lo que estamos viendo con muchísimos empresarios es un verdadero drama humano. Empresarios pequeñitos que no tienen ni para pagar los gastos básicos y comer. Son muchos meses los que llevan cerrados. Además hay una sensación de impotencia, porque lo suyo no es un cierre económico y como tal no puede reinventar su negocio, frente a la norma en la que te ordenan cerrar la capacidad de reacción es prácticamente nula. O por ejemplo las agencias de viajes; si no se puede salir de la provincia, por mucho que intenten reinventarse o hacer otra cosa es imposible desarrollar su actividad.

 

P. ¿Entienden esos cierres y esas limitaciones tan restrictivas?

R. Realmente nosotros no somos expertos sanitarios y no entramos a decidir cuáles deben ser las medidas. Lo que no entendemos es que se pongan en marcha esas medidas sin ningún tipo de ayudas o compensación. Es como una expropiación: si yo te cierro tu negocio te tendré que dar una compensación. Si creemos que salvar la salud de todos los ciudadanos pasa por cerrar determinadas actividades económicas tiene que ir aparejadas de una serie de medidas como lo están haciendo la gran mayoría de países europeos.

 

P. ¿Cuándo creen que se retomará una normalidad económica?

R. No sabemos cuándo comenzaremos a poner el contador a cero. De momento seguimos con medidas limitativas y restrictivas muy graves con lo cual hasta que no haya libertad de movimiento y desarrollar una actividad empresarial no sabemos en qué momento podremos comenzar a recuperar todo lo perdido. Las previsiones, por desgracia, cada vez van a peor. Se habla más o menos que para el año 2023 se podrá volver a los niveles de 2019, siempre y cuando este verano podamos tener la actividad económica abierta.

Noticias relacionadas