'No' a la quinta fila, mesas atendidas y una Rúa más despejada: los cambios que se avecinan en las terrazas
Cyl dots mini

'No' a la quinta fila, mesas atendidas y una Rúa más despejada: los cambios que se avecinan en las terrazas

Sillas y mesas en la terraza de un establecimiento de la Plaza Mayor. Foto: F. Oliva

Técnicos y patrimonio no contemplan dar una fila más en la Plaza Mayor, que se enfrenta a una redistribución del espacio por nuevos locales y licencias. En la Rúa no hay consenso, pero las protestas podrían forzar a reducir la densidad de terrazas.

El plazo para aprobar una nueva regulación de las terrazas de la Plaza Mayor y la Rúa empieza a acuciar en un cambio que se antoja perentorio, no solo para los dos emplazamientos que tienen una norma especial, sino para el resto de la ciudad, que se ha visto invadida en cierto modo por las terrazas, con hasta 600 licencias y miles de sillas y mesas repartidas por calles, plazas y aceras. En los últimos días ha habido novedades sobre asuntos tangenciales, como el carga y descarga, con cambios que afectarán a las terrazas de la Plaza Mayor; o los cambios de licencia. Pero poco se sabe sobre lo que se va a hacer.

 

El pasado viernes terminó el plazo que había para presentar propuestas. Lo hicieron Unidas Podemos, que ha pedido reducir una fila en la Plaza Mayor y eliminarlas en la Rúa Mayor; y también algunos establecimientos a los que la asociación de hostelería ha animado a presentar sus propias propuestas sobre la regulación especial de Plaza Mayor y Rúa, por un motivo concreto: la falta de consenso. Algo que manda la 'pelota' al tejado del Ayuntamiento de Salamanca, que tendrá que asumir toda la carga regulatoria.

 

 

Plaza Mayor

 

Por ahora, hay algunas cosas claras. La primera, y según fuentes municipales consultadas por TRIBUNA, que no hay ninguna posibilidad de montar una quinta fila de terrazas en la Plaza Mayor. Era una de las demandas de los hosteleros para compensar uno de los cambios seguros que se van a producir, pero ni Ayuntamiento ni patrimonio lo ven.

 

Y es que el espacio va a ser el mismo o menos, ya que se mantendrán las cuatro filas y se va a vigilar mucho que se respeten las zonas de acceso, con lo que hay los mismos veladores y espacio para más establecimientos. Cuando se hizo el actual reparto,  había locales vacíos y otros que no eran de hostelería, pero ahora están ocupados casi todos, y pronto habrá nuevas incorporaciones como el nuevo Burguer King previsto, que ha pedido terraza, y otro establecimiento que también ha pedido licencia. Eso será una complicación y obligará a establecer algún criterio equilibrado para el reparto.

 

Otra cosa que parece segura es que habrá más exigencia con las normas. Los hosteleros sí piden que se obligue a que las mesas sean atendidas, algo propio de la Plaza Mayor, algo que mira directamente a los establecimientos más recientes; se exigirá bajo sanción que puede acabar en retirada de licencia. En cuanto a las zonas de acceso, no estará permitido el tránsito de camareros de un lado hacia el otro, así que no habrá terrazas de un mismo establecimiento en zonas separadas.

 

 

Rúa Mayor

 

La calle más turística de Salamanca, que une la Plaza Mayor con las Catedrales, está en el foco de todos los implicados en el cambio de regulación de las terrazas. Hay protestas de comerciantes que piden despejar el frente de sus escaparates de sillas, mesas y sombrillas que les quitan visibilidad, y han presentado una propuesta en esa línea. Y Unidas Podemos ha pedido la eliminación total de las terrazas de esta calle.

 

Para los cambios en la Rúa no hay consenso de los hosteleros, así que la línea de actuación puede ser la de exigir estrictamente el cumplimiento de la normativa en cuanto a medidas, 2,25 metros cuadrados por velador, número de meses y sillas... y evitar algunas prácticas en el límite de la normativa que son las que están provocando el aspecto abarrotado de la calle. La solución podría ser limitar a una fila y aplicar el criterio de fachada. Además, habrá que hacer un nuevo reparto del espacio porque hay dos licencias más en ciernes por dos nuevos locales que las han pedido.