Nissan Micra IG-T 90 CV: a otro nivel

La quinta generación del mítico urbano japonés lo tiene todo para seducir a todo el mundo, gracias a un nuevo diseño expresivo y personalizable, a un interior moderno, a un equipamiento inédito en su segmento y a un bastidor ágil y seguro.

Cuando nos pusimos al volante de la versión diésel de idéntica potencia, el nuevo Micra nos causó una impresión muy positiva. Nos encontramos un modelo urbano con un diseño que supone un soplo de aire fresco para la categoría, además de incluir un equipamiento y unas sensaciones que únicamente están presentes en modelos de segmentos superiores.

 

Esa sensación de coche superior no es ficticia. Buena prueba de ello es su longitud (3.999 mm), una cifra que le coloca entre los modelos de mayor tamaño de su segmento. Esa ganancia de tamaño, nos permite, por ejemplo, disfrutar de unas plazas traseras muy amplias que plantean un puesto de conducción envolvente y muy ergonómico. Para que cualquier tipo de personas se sientan integradas a los mandos desde el primer momento, tanto el asiento como el volante presentan amplios reglajes en altura y longitud.

 

La capacidad del maletero es muy competitiva -300 litros (VDA)- y no afecta al espacio para las rodillas de los asientos traseros. Si necesitamos mayor capacidad de carga, concretamente un máximo de 1.004 litros, solo hay que abatir los respaldos posteriores. Esta maniobra se realiza con facilidad y apenas esfuerzo.

 

El interior cuenta con un aspecto muy fresco y moderno. Al igual que la carrocería, el habitáculo también permite ciertos retoques para personalizarlo dependiendo de las preferencias de cada cliente. El pack de personalización interior incluye materiales y colores que modifican cuatro áreas distintas de la cabina: los soportes laterales del respaldo, el reposabrazos de la puerta, el soporte acolchado para la rodilla y el panel de instrumentos. La personalización interior está disponible en el nivel de equipamiento Acenta y superiores, y permite elegir entre tres colores —Power Blue, Energy Orange e Inspiring Red— para complementar los colores de la carrocería exterior del Micra.

 

La calidad de construcción y de materiales es prácticamente inédita en su categoría, pues encontramos muchos materiales acolchados y zonas tapizadas con inserciones de piel en el salpicadero y en diferentes zonas del habitáculo.

 

El nuevo Micra es un coche práctico para guardar todo tipo de objetos. Los elementos más grandes se pueden colocar en la consola central situada delante de la palanca de cambio. Ofrece, además, almacenamiento horizontal para el teléfono e incluye iluminación ambiental, así como puerto USB y tomas de 12 V.

 

La guantera de 10 litros ha sido diseñada específicamente para poder guardar una botella de bebida de dos litros; las botellas de hasta 1,5 litros caben en los compartimentos de las puertas delanteras. Además, hay dos portavasos entre los asientos delanteros y otro en la parte posterior. Para mayor comodidad del conductor, el aire acondicionado se incluye de serie en todos los modelos excepto para VISIA, y los modelos con mejor equipamiento cuentan con climatizador automático. De serie, el Micra solo dispone de un asidero en la plaza del acompañante. En las traseras, únicamente hay un gancho en cada una de las plazas exteriores para colgar una percha.

 

Estrena una nueva mecánica de gasolina

 

El último motor que acaba de incorporarse a la gama, es un gasolina tricilíndrico de 0,9 litros y 90 CV. A diferencia de otras mecánicas de similar arquitectura, esta motorización que ya equipan otros modelos de la alianza franco-japonesa, destaca por su suavidad y ausencia de vibraciones. Gracias a ello, ofrece un agrado de conducción superior que nos hace olvidar que estamos ante un bloque de tres cilindros.

 

Por rendimiento, pese a esa ligera ausencia de respuesta que caracteriza a este tipo de mecánicas en la parte baja del tacómetro, es un motor más que razonable para moverse por zonas urbanas, y suficientemente competente para circular por carretera sin importar las distancias a recorrer.

 

El consumo de carburante se muestra muy ajustado si tenemos en cuenta nuestras mediciones. En ciudad, sin practicar una conducción particularmente eficiente, conseguimos una media de 6,7 l/100 kilómetros. En recorrido extraurbano, esta cifra podía reducirse, aproximadamente, en 1,5 l/100 kilómetros.

 

La calidad de rodadura de este modelo es notable. Tanto es así, que resulta equiparable a la que podemos encontrar en modelos de un segmento superior. La suspensión, que tiene un tarado más bien firme, resulta confortable y filtra con brillantez las imperfecciones del firme y el ruido generado por la rodadura de los neumáticos. Por estabilidad, es un coche que transmite seguridad y que cuenta con un tren trasero muy vivo de reacciones que nos permite cerrar muy bien la trayectoria en curva lenta, sin comprometer la estabilidad en ningún caso.

 

Tecnologías únicas disponibles por primera vez en su categoría

 

Si hablamos de equipamiento, debemos destacar algunos elementos. En primer lugar, hay que mencionar el exclusivo sistema de audio Bose Personal, que le permite al Micra dar un salto de calidad respecto a sus competidores e, incluso, modelos de superior categoría. Este equipo de audio ofrece un sonido bastante limpio y, sobre todo, potente. Para conseguirlo, dispone de seis altavoces, dos de ellos situados en los reposacabezas del asiento del conductor.

 

Tampoco podía faltar un buen sistema de información y entretenimiento, que se ubica en la parte central superior del salpicadero. Se incluye de serie en los niveles de equipamiento Tekna y N-Connecta y, como opción adicional, en el Acenta. El sistema de información y entretenimiento incluido de serie en Acenta se llama Display Audio, mientras que Visia+ cuentan con el sistema básico. Este sistema dispone de una pantalla táctil de 7 pulgadas antirreflejante de alta resolución, desde la que podemos visualizar el sistema de navegación 3D por satélite, aplicaciones similares a las de un smartphone y diferentes ajustes del vehículo. Los menús están diseñados de una forma clara y sencilla, y la respuesta de su tecnología táctil es muy buena.

 

El Micra puede equipar una serie de ayudas a la conducción, que nos permite desplazarnos con mayor seguridad. Cuenta con un sistema de alerta y prevención de cambio de carril -cuando está activado, el volante vibra suavemente y los frenos del coche se activan individualmente para devolver el coche al carril, esto último no lo hemos percibido-. Adicionalmente, el Micra también puede estar equipado con un sistema anti-colisión, otro que nos permite reconocer la señales -se puede ver en el cuadro de instrumentos-, un asistente que cambia automáticamente las luces de corto y largo alcance, una cámara de visión de 360 grados que nos permite estacionar con mayor rapidez -también detecta objetos en movimiento- y un control de ángulo muerto.

 

En definitiva, estamos ante un urbano que supone un soplo de aire fresco para la categoría. Gracias a un equipamiento de confort y seguridad que ninguno de sus rivales son capaces de ofrecer, y a un nivel de calidad de notable alto, el Micra se sitúa en lo más alto para ser una de las principales referencia dentro de su competido segmento.

Noticias relacionadas