Niños y Covid ante la 'nueva normalidad': "Que a nadie se le ocurra llevar a su hijo con fiebre al colegio"

Pablo Prieto Matos, Jefe de Unidad de Pediatría del Hospital Clínico de Salamanca, asegura que los niños no tienen la misma capacidad de contagiarse que los adultos. Alrededor de diez han sido ingresados durante esta pandemia con Covid-19, pero ninguno grave.

Pablo Prieto Matos, Jefe de Unidad de Pediatría del Hospital Clínico de Salamanca

En medio del miedo que causa el desconocimiento, los bulos en torno al coronavirus han circulado y circulan como la pólvora. Uno de los más repetidos y comentados por toda la sociedad tiene que ver con los niños. Hemos asumido como cierto el peligro que suponen los más pequeños: porque son vectores de transmisión, más portadores del virus que los adultos. Han sido calificados durante el confinamiento como una 'bomba de relojería' a la que debíamos aislar, pero nada más lejos de la realidad.

 

Lo cuenta, Pablo Prieto Matos, Jefe de Unidad de Pediatría del Hospital Clínico de Salamanca donde desde el minuto uno se hizo un 'plan limpio' de zonas tanto en Urgencias, planta, UVI y Neonatología, "había que prevenir y prepararse". Todo listo para 'batallar' contra un virus que nos puso la vida del revés y que hizo poco a poco y de forma "espectacular" bajar la presión asistencial de las urgencias pediátricas, así "pudimos dedicarnos a los mayores afectados, prácticamente la mitad del servicio ha estado viendo a pacientes adultos", asegura.

 

Las consultas se cerraron a 'cal y canto'. Solo se atendía a los pacientes que llamaban por teléfono, "tratábamos de resolver sus dudas como podíamos". Cuatro meses de una pandemia a la que todavía no encuentran solución y que con ello disminuyó las urgencias pediátricas de una media habitual de 70 pacientes a menos de diez, "ha habido días que hemos llegado a estar por debajo de cinco, eso sí, los que venían, eran enfermedades importantes graves con apendicitis, glucemias e incluso tumores", ahonda.

 

- ¿Cuántos niños covid-19 ha habido en Salamanca?

-"Todos éramos novatos, no teníamos muy claro qué iba a pasar con ellos. Hemos tenido niños ingresados con el virus, pero no ha habido ninguno grave. Normalmente llevan consigo otra patología 'acompañante' y creíamos que iba a ser peor, por lo que decidíamos el ingreso. Después la evolución ha sido muy buena, no ha habido ninguno grave. En total, han sido menos de diez ingresos y ninguno nos ha llegado a preocupar especialmente".   

 

- ¿Contagian más los niños que los adultos?

-"A lo largo del tiempo se ha visto que no es cierto. Al principio se decía que eran 'bombas de relojería', pero se ha ido viendo que tienen poca capacidad de contagiar y que los síntomas pueden ser muy distintos. La posibilidad de que ellos se contagien es más baja que en adultos. De hecho, hay estudios que demuestras que son muchos menos los que han sufrido la enfermedad comparados con los adultos". 

 

- ¿Cómo han variado esos síntomas? ¿puede pasar desapercibido?

-"Ese es el problema. Pueden tener fiebre, gastroenteritis... como un simple catarro. Al principio creímos que muchos de ellos lo habían pasado, pero no es así. No es tan fácil que un niño tenga capacidad de contagiarse por Covid"

 

-Vuelta a la calle, piscinas, clases... ¿cómo deben actuar los padres? 

-"Los niños en estos últimos meses han estado un poco marginados, nos hemos olvidado de ellos. Al principio les echamos la culpa, por decirlo de algún modo, luego se ha tardado mucho en sacarles de casa y ahora deben ser niños. Tienen que jugar, salir a la calle y hacer una vida más o menos normal, eso sí, con precauciones. Hay que continuar con las medidas de higiene y procurar, que al estar con otras personas, sea al aire libre, huir de los centros comerciales. Se ha visto que el coronavirus, en espacios abiertos, es menos probable que se contagie. Ir de excursión, al campo... como van a estar al aire libre las posibilidades de contagio son pequeñas. Después, como el resto, cuando no se pueda mantener la distancia deberán usar mascarilla, sobre todo, cuando estén con personas con las que no conviven a diario". 

 

-Se ha recomendado el uso de mascarilla a partir de los seis años, ¿cree que niños de menor edad deberían llevarla también? 

-"No es fácil, pero no veo probable que un niño de tres o cuatro años la aguante. Si la distancia va a ser inferior al metro y medio hay que intentar evitar el contacto y si se la pueden poner, es mejor". 

 

- ¿Cómo cree que les va a afectar la 'nueva normalidad' en las clases? ¿Les puede perjudicar de forma psicológica? 

-"Confío en que no. Con la apertura de colegios tenemos miedo, pero su comportamiento durante estos meses ha sido muy bueno. Cuando no han hecho bien las cosas han sido por culpa de un adulto que no les ha corregido. Hay que tener una vuelta a las aulas con ciertos cuidados, pero más que por parte de los niños por parte de adultos, colegios y autoridades. El mayor cuidado es que si tiene fiebre, tos, catarro o contacto con alguien con coronavirus no debe ir al colegio, con esto tenemos que ser muy estrictos". 

 

- ¿Cree que hay posibilidad de un rebrote en el mes de octubre?

-"Creo que llegar a los niveles en los que hemos estado estos meses es muy complicado. Todos somos conscientes de la alarma que hubo semanas antes del primer brote. Ahora estamos preparados, antes, cuando nos quisimos dar cuenta ya se había ido de las manos y ya había muchos casos. Confío en que no llegaremos nunca al punto en el que hemos estado. Debemos hacer las cosas correctamente todos"

 

- ¿Qué tratamientos se utilizan para tratar a los más pequeños? 

-"No hay tratamientos específicos para tratar el Covid-19. Hemos utilizado fármacos que intentan paliar los síntomas, pero en ningún caso específicos contra el virus. El tratamiento más efectivo en los pacientes graves, y de esto no hay duda, es el oxígeno, a partir de ahí tratamientos para prevenir síntomas  que pueden se han visto relacionados con el virus o tratar los que aparecen. Creo que a corto plazo no vamos tener nada para tratar el virus. Hay que confiar en que desaparezca...que no tiene pinta o en la vacuna a medio plazo". 

 

- ¿Qué destacaría tras estos meses de caos en el hospital?

-"Quiero agradecer cómo se han portado los niños y sus padres estos meses. Que haya bajado la presión asistencial nos ha ayudado muchísimo. No es lo mismo asumir lo que ha habido con 70 niños en Urgencias que con cinco. Esto ha hecho que pudiéramos echar una mano a los adultos. Además, quiero agradecer a los pediatras tanto de Primaria como Especializada su trabajo, ya que han tenido una capacidad de adaptación increíble. Nos hemos tenido que readaptar cada día, nuevos protocolos, nueva forma de ejercer la medicina, y ahora, el trabajo que están sacando adelante es mucho mayor tras meses sin consulta". 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: