Ni un solo examen del carné de conducir en Salamanca por el regreso de la huelga de examinadores

Alumnos y coches de autoescuela, parados este lunes frente a Tráfico. Foto: F. Oliva

La nueva jornada de huelga deja a unos 65 alumnos sin posibilidad de examinarse del práctico y eleva el 'tapón' de aspirantes a 600 en Salamanca.

El primer día de huelga de los examinadores de tráfico en septiembre ha devuelto el conflicto a la situación de junio y julio y a las autoescuelas a la cruda realidad. Según fuentes de las autoescuelas, este lunes día 4 de septiembre no se ha realizado ni un solo examen práctico de conducir porque la totalidad de la plantilla de examinadores destinada en Salamanca ha faltado al trabajo; en concreto, tres de ellos han hecho huelga, uno estaba de vacaciones y otro, de permiso. El sexto que Tráfico tenía se marchó antes del verano. A nivel nacional el seguimiento de la huelga ha oscilado entre el 70% que dice Tráfico y el 80% que dice el colectivo.

 

Las autoescuelas tenían que llevar a sus alumnos a hacer los exámenes que sí se han podido hacer, con las limitaciones de las vacaciones, durante las semanas de agosto que la dirección provincial de Tráfico estuvo abierta. Pero como estaba anunciado, este lunes se reiniciaba la huelga y los examinadores la han secundado. El resultado, según las autoescuelas, que se han dejado de celebrar 60-65 exámenes prácticos; los teóricos se hacen con normalidad porque se realizan por medios informáticos y con el control de otro personal de Tráfico. En España han dejado de celebrarse unos 3.000 exámenes.

 

La situación se prevé igual para el resto de los días de huelga, martes y miércoles, ya que el colectivo decidió cambiar la huelga indefinida por una parcial en la que examinarán sólo jueves y viernes. Según las autoescuelas salmantinas, el 'tapón' de aspirantes que están preparándose y no pueden examinarse alcanza los 600 porque cada semana quedan pendientes muchos más de los que se pueden sacar adelante. Sumados a los 80.000 que la DGT calcula que se suspendieron durante los 20 días en que hubo huelga en junio y julio, hacen un total de 83.000 exámenes sin hacer en toda España.

 

El motivo por el que se halla en huelga este colectivo es la petición de un incremento salarial -de más de 200 euros al mes- que, según aseguran, la DGT se comprometió en 2015 a hacerlo efectivo. El organismo, en cambio, defiende que no es de su competencia este incremento económico y afirman que han trasladado la petición del colectivo a Hacienda, órgano competente en dicha materia. Asimismo, los examinadores también exigen con estos paros la mejora de las condiciones laborales de su puesto, al haber un déficit en el número de funcionarios.

 

El sector de las autoescuelas estima que las pérdidas por la huelga alcanzan los 40 millones de euros en todo el país por el retraso de los exámenes, que ha hecho desaparecer alumnos de sus aulas y que no contraten clases prácticas ni matrículas.

Noticias relacionadas