Ni toros, ni espadas en la tercera de abono de la Feria

Morante con un animal del Vellosino (Foto: Chema Díez)
Ver album

Infumable corrida de Vellosino, con la que naufragaron Morante y Manzanares. Juan del Álamo salió por la Puerta Grande de La Glorieta tras cortar dos apéndices en la Feria Taurina de Salamanca.

Decepcionante tarde de toros la vivida este 14 de septiembre en la tercera de abono de la Feria Taurina de Salamanca 2018, fundamentalmente a causa del pésimo juego de los toros de El Vellosino, deslucidos, sin presencia, sosos y mansos.

 

El segundo de Morante fue toda una decepción, salió pidiendo la extremaunción. Bastante tuvo con tenerse en pie, después de un largo puyazo. El zambombo atendía con pereza las órdenes de una anodina muleta del maestro de La Puebla, que ahogaba sus penas intentando robar algún pase sin reultado alguno. Su segundo no podía con la vida y hasta ahí duró su paso por La Glorieta.

 

Solamente José María Manzanares, en un arranque de ambición y torería, ha dejado una faena interesante en su primer toro, con pasajes de toreo desmayado y caro que no han sido premiados debido a la falta de transmisión con el público. El poco fondo de los astaddos no permitieron al alicantino redondear sus faenas, a las que puso rúbrica con dos formidables bolapiés enterrando el estoque hasta los gavilanes. El puñetazo encima la mesa de las figuras hubiera sido descomunal, pero todo quedó en un 'y si...'. 

 

El más afortunado fue Juan del Álamo, con el mejor lote de la tarde. Con su segundo construyó una faena a base de coraje, disposición y garra. Cogió los palos para hacer un buen tercio de banderillas en el que fue alcanzado. Manseó el burel hasta llegar a la muleta que pasó sin transmisión alguna. Sus muletazos rápidos se esfumaron en la noche que caía en el coso salmantino. Y es que a uno de los festejos más esperados del ciclo le faltaron dos pequeños detalles: toros y espadas.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: