Ni güisqui ni ron, ni ginebra: la 'nochevieja' universitaria de Salamanca se plantea no publicitar alcohol

Imagen de la última fiesta de fin de año universitario en Salamanca. Foto: A. Santana
Ver album

Turismo municipal activa la idea de buscar un patrocinador ajeno al sector de las bebidas alcohólicas y acercar la imagen de la fiesta más a la juventud que a las borracheras.

La fiesta adelantada de fin de año que hacen los universitarios se ha convertido en una de las imágenes más conocidas de Salamanca, guste o no. La presencia de miles de jóvenes en la Plaza Mayor para tomarse las ya clásicas gominolas consigue que la ciudad se haga un hueco en los medios masivos y sume minutos de televisión que, de otra forma, le son esquivos o imposibles de lograr. Sin embargo, la fiesta tiene un reverso menos edificante, en forma de consumo de alcohol, a veces, muy desmedido, aunque su última edición ha sido la más leve en el parte de intoxicaciones etílicas, incidentes y robos. Pero ese vínculo entre alcohol y 'fin de año universitario' podría empezar a cambiar.

 

Esa es la idea que manejan en estos momentos las dos 'patas' principales del evento: el Ayuntamiento de Salamanca, que cede el lugar sin el que no sería posible la fiesta, y la Asociación de Hostelería, que tiene la encomienda de gestión (en colaboración con una empresa de eventos) y la titularidad del nombre que desde hace unas pocas ediciones se usa para difundir la fiesta. Según ha podido saber TRIBUNA, el objetivo es que la tradicional fiesta universitaria deje de publicitar alcohol.

 

Para ello, y dado que han sido las marcas comerciales de bebidas las que han figurado como patrocinadores fundamentales, el área de turismo del consistorio que dirige Fernando Castaño se ha puesto manos a la obra para hacer posible que la fiesta se desligue en esta importante faceta del alcohol. Eso pasa por buscar un patrocinador principal ajeno a esa industria, algo que no es imposible, pero que requiere planificación.

 

La idea, que la asociación de hostelería comparte, pasa por firmar cuanto antes el nuevo convenio para la próxima edición. Eso otorgaría a la asociación ahora dirigida por Álvaro Juanes un tiempo precioso para buscar patrocinadores que sustenten el evento y garanticen su celebración en condiciones óptimas, las necesarias para que cumpla con su objetivo fundamental: dar proyección a Salamanca. Eso es lo que siempre se ha buscado y por lo que se confirió a este evento prioridad para ocupar la Plaza Mayor, y es lo único que justifica su continuidad.

 

Este paso para dejar de publicitar alcohol va en la línea obligada para una institución pública como el Ayuntamiento de Salamanca, que debe profundizar en la promoción del consumo responsable y el cerco a los problemas que genera el consumo de alcohol entre jóvenes a los servicios públicos de salud. Una línea en la que también está la asociación hostelera, un sector que cada vez más trabaja en el ocio responsable. Lo que se busca es acercar la imagen de la fiesta más a la juventud que a las borracheras, a las que está casi indisociablemente ligada: hace años que el escenario principal está flanqueado por botellas de alcohol o que se proyectan estas marcas.

Noticias relacionadas