Nebulosas planetarias muy débiles captadas en galaxias distantes
Cyl dots mini

Nebulosas planetarias muy débiles captadas en galaxias distantes

La galaxia anular NGC 474 a una distancia de unos 110 millones de años luz

El objeto más cercano de este tipo en nuestra Vía Láctea es la Nebulosa Helix, a 650 años luz de distancia.

Datos del espectrógrafo MUSE en el telescopio VLT han permitido detectar nebulosas planetarias extremadamente débiles en galaxias distantes.

 

El método utilizado, un algoritmo de filtro en el procesamiento de datos de imágenes, abre nuevas posibilidades para la medición de la distancia cósmica y, por lo tanto, también para determinar la constante de Hubble, según investigadores del Instituto Leibniz de Astrofísica de Potsdam (AIP).

 

Las nebulosas planetarias se conocen en la vecindad del sol como objetos coloridos que aparecen al final de la vida de una estrella a medida que evoluciona de la etapa de gigante roja a enana blanca: cuando la estrella ha agotado su combustible para la fusión nuclear, explota su envoltura de gas en el espacio interestelar, se contrae, se vuelve extremadamente caliente y excita la envoltura de gas en expansión para que brille.

 

A diferencia del espectro continuo de la estrella, los iones de ciertos elementos en esta envoltura de gas, como hidrógeno, oxígeno, helio y neón, emiten luz solo en ciertas longitudes de onda. Los filtros ópticos especiales sintonizados con estas La galaxia anular NGC 474 a una distancia de unos 110 millones de años luz. La estructura del anillo se formó mediante procesos de fusión de galaxias en colisión.

 

El objeto más cercano de este tipo en nuestra Vía Láctea es la Nebulosa Helix, a 650 años luz de distancia.

 

A medida que aumenta la distancia de una nebulosa planetaria, el diámetro aparente de una imagen se contrae y el brillo aparente integrado disminuye con el cuadrado de la distancia. En nuestra galaxia vecina, la Galaxia de Andrómeda, a una distancia casi 4000 veces mayor, la Nebulosa Helix solo sería visible como un punto, y su brillo aparente sería casi 15 millones de veces más débil.

 

No obstante, con los grandes telescopios modernos y los tiempos de exposición prolongados, estos objetos se pueden captar y medir utilizando filtros ópticos o espectroscopía de imágenes.

 

Martin Roth, primer autor del nuevo estudio y jefe del departamento innoFSPEC en AIP, dijo en un comunicado: "Utilizando el instrumento PMAS desarrollado en AIP, logramos hacer esto por primera vez con espectroscopía de campo integral para un puñado de nebulosas planetarias en la galaxia de Andrómeda en 2001 a 2002, en el telescopio de 3,5 m del Observatorio de Calar Alto. Sin embargo, el campo de visión relativamente pequeño del PMAS no permitió todavía investigar una muestra más grande de objetos".

 

Se necesitaron unos buenos 20 años para desarrollar estos primeros experimentos utilizando un instrumento más potente con un campo de visión 50 veces mayor en un telescopio mucho más grande. MUSE en el Very Large Telescope en Chile fue desarrollado principalmente para el descubrimiento de objetos extremadamente débiles en el borde del universo actualmente observables para nosotros, y ha producido resultados espectaculares para este propósito desde las primeras observaciones.

 

La galaxia NGC 474 es un ejemplo particularmente bueno de una galaxia que, a través de la colisión con otras galaxias más pequeñas, ha formado una estructura de anillo conspicua a partir de las estrellas dispersas por efectos gravitacionales.

 

Se encuentra aproximadamente a 110 millones de años luz de distancia, que es aproximadamente 170.000 veces más lejos que la Nebulosa Helix. El brillo aparente de una nebulosa planetaria en esta galaxia es, por lo tanto, casi 30.000 milones de veces menor que el de la Nebulosa Helix y está en el rango de galaxias cosmológicamente interesantes para las que el equipo diseñó el instrumento MUSE.

 

Un equipo de investigadores de la AIP, junto con colegas de los EE.UU., ha desarrollado un método para usar MUSE para aislar y medir con precisión las señales extremadamente débiles de nebulosas planetarias en galaxias remotas con alta sensibilidad. Un algoritmo de filtro particularmente eficaz en el procesamiento de datos de imágenes juega un papel importante aquí. Para la galaxia anular NGC 474, los datos de archivo de ESO estaban disponibles, basados en dos exposiciones MUSE muy profundas con 5 horas de tiempo de observación cada una. El resultado del procesamiento de datos: después de aplicar el algoritmo de filtro, se hicieron visibles un total de 15 nebulosas planetarias extremadamente débiles.

 

Este procedimiento altamente sensible abre un nuevo método para la medición de distancias que es adecuado para contribuir a la solución de la discrepancia discutida actualmente en la determinación de la constante de Hubble. Las nebulosas planetarias tienen la propiedad de que, físicamente, no se puede superar una determinada luminosidad máxima.

 

La función de distribución de las luminosidades de una muestra en una galaxia, es decir, la función de luminosidad de las nebulosas planetarias (PNLF), se interrumpe en el extremo brillante. Esta propiedad es la de una vela estándar, que se puede utilizar para calcular una distancia mediante métodos estadísticos.

 

El método PNLF ya fue desarrollado en 1989 por los miembros del equipo George Jacoby (NOIRLab) y Robin Ciardullo (Penn State University). Se ha aplicado con éxito a más de 50 galaxias durante los últimos 30 años, pero estaba limitado por las medidas de filtro utilizadas hasta ahora. Las galaxias con distancias mayores que las de los cúmulos de Virgo o Fornax estaban más allá del rango. El estudio, ahora publicado en Astrophysical Journal, muestra que MUSE puede alcanzar más del doble del rango, lo que permite una medición independiente de la constante de Hubble.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: