¿Nación de naciones? Al final lo que importa es 'la pela'