Muguruza se exhibe para ponerse una alfombra roja hacia la final de Wimbledon

Garbiñe Muguruza

Impecable partido de Garbiñe Muguruza. Auténtico recital ante Magdalena Rybarikova (6-1, 6-1) de la nacida en Caracas que le sirve para conseguir su segunda final de Wimbledon en tres años. 

Pese a la importancia de la cita, la de Caracas ha firmado un encuentro muy firme y brillante para acabar con la revelación del 'grande' londinense y meterse en su segunda final en el All England Tennis Club, tras la perdida en 2015 ante la estadounidense Serena Williams.

 

Sin embargo, la Muguruza que se ha visto en el All England Tennis Club no ha sido ni esta versión ni la de otras ocasiones acompañadas de triunfos. Mentalmente está ofreciendo una dureza poco habitual y está por ver si el influjo de Conchita Martínez, que la está supervisando en Londres por la ausencia de Sam Sumyk y que la conoce muy bien como capitana de la Copa Federación, tiene mucho que ver en esto.

 

Ahora, sin el peso de la inexperiencia de hace dos años, la hispano-venezolana tendrá ante sí el reto de conquistar la hierba londinense como hiciera la oscense en 1994 y para ello deberá tumbar a una pentacampeona veterana como Venus Williams o a la gran esperanza británica, Johanna Konta.

 

Para ganarse su derecho a pelear por el título, Muguruza tuvo que realizar un encuentro muy firme y brillante para acabar con una Rybarikova, revelación del 'grande', pero que no tuvo ninguna opción en ningún momento, quizás más presionada por la importancia y trascendencia del partido.

 

La eslovaca, 87 del mundo nunca había pasado de una tercera ronda de un 'Grand Slam' y soñaba con la gran final, avalada no sólo por su torneo sino también porque había sido capaz de ganar en hierba a la de Caracas (Birmingham 2015), pero nunca encontró el tenis para hacerla daño.

 

Muguruza, que jugó con un vendaje en su pierna izquierda, dominó completamente el encuentro, sin dejar resquicios con su servicio, con el que sólo perdió once puntos y sólo concedió una bola de 'break', mientras que conectó 22 ganadores, de nuevo con un eficaz revés a dos manos, y sin renunciar a subir a la red para sentenciar los puntos.

 

La decimocuarta cabeza de serie no desaprovechó su primera oportunidad para romper y a partir de ahí encontró una autopista en el primer parcial ante una rival incapaz de hallar la forma de resquebrajar la solidez de su oponente que en media hora tenía medio billete para la gran final.

 

En el segundo set, Muguruza no aflojó ni se relajó. Rybarikova mejoró su tenis, pero no le bastó ni siquiera para inquietar a la hispano-venezolana, asentada y más cómoda tras romper en el primer juego. La de Caracas se puso rápidamente 4-0 arriba y no dejó escapar su tercera final de 'Grand Slam'.

 

Noticias relacionadas