Muere un trabajador salmantino en un accidente laboral en Cáceres

Garrovillas. José Amores, de 58 años y natural de Miranda de Azán, falleció al caerle en la cabeza un paquete de ferralla. Despedida. Será enterrado hoy en Arapiles, donde vivía con su mujer y sus dos hijos
E.S.C / AGENCIAS
La desgracia sigue cebándose con los salmantinos en el inicio de 2011. En esta ocasión la tragedia se desencadenó en la localidad cacereña de Garrovillas de Alconétar, donde José Amores Vitar, un trabajador de 58 años natural de Miranda de Azán y residente en Arapiles, murió ayer en un accidente laboral.

El fallecido, que deja viuda y dos hijos, era el conductor de un camión que transportaba paquetes de ferralla para la obra de la depuradora que se está llevando a cabo en el municipio extremeño. El siniestro que le costó la vida tuvo lugar en torno a las 10 de la mañana en el paraje San Pablo, a las afueras del pueblo. Mientras los operarios de la obra se encontraban descargando la mercancía del vehículo, uno de los paquetes de ferralla se soltó de la pluma y cayó sobre la cabeza del conductor, que se encontraba subido en el vehículo.

Hasta el lugar del accidente se desplazó una pareja de la Guardia Civil, recursos sanitarios del Consultorio de Garrovillas y un técnico del Centro Extremeño de Seguridad y Salud Laboral de Cáceres. Los servicios sanitarios solamente pudieron certificar la muerte del trabajador salmantino. Tras la autopsia, el cadáver de José Amores fue conducido hasta el tanatorio de San Carlos Borromeo de Salamanca, al que se acercaron numerosos convecinos y allegados. La conmoción por lo sucedido era palpable entre los residentes en Arapiles, donde José vivía desde su matrimonio. El alcalde, Blas Jiménez, afirmaba a este periódico que el difunto era “una de las mejores personas del pueblo, iba a lo suyo y no se metía con nadie”. La iglesia de San Fabián y San Sebastián del municipio acogerá a las 16.30 horas de esta tarde el funeral por José Amores, padre de dos hijos de unos 20 años de edad y que viven en Arapiles.

Por su parte, la sección sindical MCA-UGT lamentó el fallecimiento del trabajador salmantino y exigió tanto a la administración autonómica como estatal un “mayor esfuerzo” para hacer cumplir a las empresas la normativa en materia de prevención de riesgos laborales, “más aún si cabe en aquellas obras que son de adjudicación pública”. MCA-UGT se personó en el lugar para recabar información sobre las causas y anunció que elaborará un informe. “En caso de que se desprendiera que se trata de una negligencia por parte de la empresa, pedirá que se depuren responsabilidades, incluso de carácter penal”, señaló. El sindicato alude a la situación de crisis actual y el “alto índice de precariedad” como consecuencia del desempleo está repercutiendo de forma “muy negativa” en el cumplimiento de las medidas de prevención de riesgos laborales. “Los empresarios que en la mayoría de los casos están concursando en la licitación de obras de la administración pública con bajas temerarias que se traducen en recortes a la hora de ejecutar la obra y son las medidas de prevención de riesgos las que más están acusando estos ajustes”.