Muere el traductor japonés que desafió al desastre de Fukushima con la filosofía de Unamuno
Cyl dots mini

Muere el traductor japonés que desafió al desastre de Fukushima con la filosofía de Unamuno

Fallece en Japón el hispanista Takashi Sasaki traductor al japonés de las obras de Unamuno, uno de sus referentes filosóficos, del que conoció más en visitas a Salamanca.

El hispanista, ensayista y traductor japonés Takashi Sasaki ha muerto en Japón a los 79 años de edad como publica el diario 'El País' tras haber dedicado parte de su vida a traducir a un personaje imprescindible de la historia de la Universidad de Salamanca, Miguel de Unamuno. Sasaki fue el traductor al japonés de las obras del escritor vasco y rector de la institución salmantina, y demostró una gran influencia de la filosofía unamuniana en una cultura tan diferente como la japonesa.

 

De hecho, Sasaki se hizo famoso hace unos años durante el accidente nuclear de la central de Fukushima. Vivía entonces con su mujer en una cercana localidad y se negó a evacuar su casa como ordenaban las autoridades. "El japonés ya no se mueve por ideales... El gobierno japonés solo se preocupa por la vida biológica y no respeta nuestra vida biográfica", aseguró entonces en una cita en la que parafraseaba precisamente a Unamuno, lo que le hizo acreedor de grandes simpatías entre escritores e hispanitas.

 

En un blog que escribió a la edad de 72 años hacía un diario de la vida en una ciudad fantasma en la que solo unos cuantos quedaron y criticaba la ineptitud de las autoridades y los intereses de las empresas energéticas. Los textos de esa bitácora fueron traducidos a varios idiomas y en español aparecieron con el título Fukushima: vivir el desastre, de la editorial Satori.

 

Sasaki visitó España en varias ocasiones, y también Salamanca, donde se impregnó de los ideales unamunianos y de los filósofos españoles que había estudiado en Tokio. A lo largo de su vida tradujo, entre otras, Del sentimiento trágico de la vida y El Cristo de Velázquez, obras de Unamuno.

 

La filosofía de Unamuno tiene gracias a Sasaki una amplia difusión en Japón. Hace unos meses, la Universidad de Salamanca inauguraba una exposición del pintor japonés Toshima Yasumasa, un homenaje al escritor Miguel de Unamuno con motivo del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, en una especie de reflejo de la eterna pregunta unamuniana del "¿quién soy yo?". Yasumasa encontró en la literatura de Unamuno una visión muy cercana sobre la vida y su sentido trágico, una búsqueda del alma de las personas sencillas que fue plasmada en su serie de retratos, algunos de los cuales pueden contemplarse en esta colección. Esta exposición analizó también la evolución de las traducciones de Unamuno al japonés.