Muchas y bien puestas: Salamanca elige seguir usando la mascarilla en la calle
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Muchas y bien puestas: Salamanca elige seguir usando la mascarilla en la calle

La mayoría de salmantinos en zonas concurridas opta por seguir usando la mascarilla el primer día en la que podemos prescindir de ella en exteriores.

Mayoría de mascarillas en la calle este 26 de junio. Foto: F. Oliva
Ver album

Salamanca ha optado por la prudencia y por hacer caso a quienes dicen que no hay prisa por quitarse la mascarilla. Este sábado 26 de junio, primer día en el que se podía ir sin mascarilla por la calle manteniendo la distancia, la mayoría en la calle ha decidido llevarla a pesar del calor y de la 'invitación' a dejar de usarla que suponen las nuevas normas del Gobierno. Frente a ello, las recomendaciones, empezando por la Junta, para seguir usándola por su utilidad en aglomeraciones y concentraciones de gente para protegernos de contagios.

 

Este sábado, primer día en el que la mascarilla ha dejado de ser obligatoria en la calle de manera generalizada, tocaba comprobar si los salmantinos optaban por seguir usándola o si se lanzaban 'a la aventura' después de 400 días de obligatoriedad... y para sorpresa de muchos ha ganado la opción de seguir llevándola en exteriores.

 

En las calles céntricas de la ciudad, donde es más difícil mantener la distancia de 1,5 metros que permite quitarse el tapabocas, la opción de seguir llevando mascarilla este 26 de junio ha ganado por goleada. Cerca del 90% de los paseantes la llevaban puesta y, a primera vista, mejor de lo habitual: se ven menos por la barbilla o en el codo y la mayoría la lleva bien calada. En frente, una minoría que ha optado por no usarla a pesar de que sólo se puede hacer en condiciones muy concretas: si hay distancia (o vamos con convivientes).

 

Eso sí, hay comportamientos que siguen siendo mejorables. A la cabeza, el uso en terrazas. Ahora mismo se da la paradoja de que podemos ir por la calle, si hay distancia, sin la mascarilla para ponérsela a la hora de sentarnos en exterior en un establecimiento, donde todavía rige una norma: sólo nos la podemos quitar en el momento de consumir. Todavía se ven muchas conversaciones 'a mascarilla quitada' delante de cañas y cafés. El próximo examen, esta noche en las zonas de ocio nocturno.