Moción de censura en Castilla y León: los próximos pasos y cómo funciona
Cyl dots mini

Moción de censura en Castilla y León: los próximos pasos y cómo funciona

Los plazos y trámites, qué puede hacer ahora el presidente de la Junta y cómo sale adelante una moción de censura.

El grupo parlamentario del PSOE en las Cortes de Castilla y León ha registrado una moción de censura que deberá debatirse y que tensa aún más la situación política de la comunidad, en un día en el que se ha anunciado otra moción de censura en Murcia por parte de los socialistas, con el apoyo de Cs, y se ha anunciado el adelanto de elecciones autonómicas en Madrid ante el riesgo también de otra moción de censura.

 

La moción de censura presentada este miércoles es la primera registrada en la historia de la Comunidad que deberán debatir las Cortes de Castilla y León. Únicamente en la segunda legislatura, en minoría el Gobierno de José María Aznar, sobrevoló esa posibilidad, pero el pacto con el entonces CDS acabó con la entrada de este partido en la Junta.

 

Por primera vez desde 1983, el PSOE venció en las elecciones a las Cortes de Castilla y León, con 35 procuradores, frente a los 29 del PP, doce de Ciudadanos, dos de Podemos y uno, respectivamente, de UPL, Vox y Por Ávila. Los socialistas no han podido gobernar por el pacto de Cs con el PP, que le aseguró la Presidencia de las Cortes y la Vicepresidencia de la Junta. Es el mismo papel que tuvo CDS en su día.

 

Los próximos trámites

El Reglamento de las Cortes establece que la moción debe ser propuesta, al menos, por el 15 por ciento de los procuradores, en un escrito dirigido a la Mesa de las Cortes, que debe incluir un candidato a la Presidencia de la Junta. La Mesa de la Cámara, tras comprobar que reúne los requisitos señalados, la tiene que admitir a trámite, dando cuenta inmediata de su presentación al presidente de la Junta y a los portavoces de los grupos.

 

Además, en los dos días siguientes a la presentación de la moción de censura podrán formularse mociones alternativas, que seguirán los mismos trámites. Si si da esta situación, el presidente de las Cortes, oída la Junta de Portavoces, podrá acordar el debate conjunto de todas las incluidas en el orden del día, pero habrán de ser puestas a votación por separado, siguiendo el orden de su presentación.
 

La moción o mociones de censura serán sometidas a votación a la hora que, previamente, haya sido anunciada por la Presidencia y que no podrá ser anterior al transcurso de cinco días desde la presentación de la primera en el Registro General. La aprobación requiere, en todo caso, el voto favorable de la mayoría absoluta de la cámara autonómica.

 

La presentación de una moción de censura suspende la posibilidad del presidente de la Comunidad de disolver las Cortes y convocar elecciones anticipadas. En marzo de 1996, las Cortes de Castilla y León aprobaron la ley reguladora de la cuestión de confianza y de la facultad del presidente de la Junta de disolución del parlamento. Lo promotores de esa norma entendieron entonces que el Estatuto de Autonomía solo regulaba la posibilidad de retirar la confianza al presidente de la Junta, elegido entre los procuradores, mediante la moción de censura constructiva.

 

Además, el artículo 37 del Estatuto de Autonomía regula que el presidente de la Junta, bajo su exclusiva responsabilidad y previa deliberación de la Junta, puede acordar la disolución anticipada de las Cortes. Sin embargo, no lo puede hacer cuando se encuentre en tramitación una moción de censura, como en este caso, durante el primer periodo de sesiones de la legislatura (va de septiembre a diciembre) o antes de que transcurra un año desde la anterior disolución de la Cámara.