Mis Pollitos también cierra la guardería que tenía adjudicada en la CNMC en Barcelona

(Foto: Europa Press)

Los niños que acudieron este 16 de febrero al centro en la sede del organismo en Barcelona se lo han encontrado cerrado y tanto Ayuntamiento como Generalitat buscan reubicarlos. Grupo Mis Pollitos, empresa creada en Salamanca, sigue perdiendo centros tras su implicación en la operación Lezo.

La propietaria de las guarderías del Grupo Mis Pollitos, la salmantina Carmen Pazos, sigue cerrando centros infantiles de su grupo repartidos por España.

 

Al último cerrado en la provincia de Salamanca, ubicado en Carbajosa de la Sagrada, ahora hay que unir uno más, en esta caso en Barcelona. Al menos eso es lo que publica una información de eldiario.es, en la que revela que la guardería que la CNMC adjudicó a una empresaria imputada en Lezo cierra tras meses de impagos.

 

En esta información, eldiario.es indica que los padres de 20 niños que iban a dejar a sus hijos este 16 de febrero en la guardería que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) había adjudicado a Mis Pollitos, se encontraron con que el centro estaba cerrado como consecuencia de los meses de impagos a empleados y proveedores.

 

Según la CNMC, ya ha asignado el caso a una inspectora para reubicar a los afectados en guarderías próximas. Tendrán preferencia los niños cuyos dos padres trabajen en este centro.

 

La CNMC reconoce que las primeras señales de alarma llegaron en noviembre, semanas después de que eldiario.es informara de la adjudicación del contrato a Grupo Mis Pollitos, cuya administradora única, la salmantina Carmen Pilar Pazos Bejarano, está imputada en Lezo y fue socia de Lourdes Cavero, la esposa del expresidente madrileño Ignacio González.

 

En el mes de diciembre, solicitó la baja el director de la guardería, que desde entonces funcionaba con tres monitoras, hasta el despido de una de ellas en el mes de enero. Según el diario.es, mientras continuaban los impagos (también a la empresa de catering que daba de comer a los niños) se han dado de baja más de una decena de niños, a medida que la situación se deterioraba.

 

Por último, la concesión original abarcaba los cursos escolares 2015-2016 y 2016-2017 y fue adjudicada a Mis Pollitos a cambio de un canon mensual mínimo de 300 euros mensuales por los primeros 21 alumnos y de 600 euros a partir de esa cifra.