Ministerio y rectores se reúnen la semana que viene para ultimar la 'nueva' Selectividad

La próxima semana habrá una nueva reunión entre el Ministerio y la CRUE para concretar el decreto que aclare la nueva Selectividad, que será muy parecida a la actual.

La otra parte afectada por el anuncio de Mariano Rajoy de congelar las reválidas es la prueba de acceso a la universidad que debe sustituir a la ya finiquitada Selectividad. A día de hoy, ni alumnos ni centros saben a ciencia cierta cómo será a pesar de los avances que la han perfilado de manera importante. Pero la incógnita puede acabar la próxima semana. A tiempo para que no haya que resucitar a la 'vieja' Selectividad como habían pedido muchas universidades.

 

Según han anunciado el Gobierno en funciones y los rectores, el decreto de la 'nueva' Selectividad está al caer. El ministrro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha señalado que se ha "negociado y acordado" con los rectores y ha anunciado que "próximamente" se publicará una orden ministerial "para que todo el mundo sepa de qué se trata". "Será muy parecido a la antigua PAU, pero Educación tendrá una mayor competencia sobre le contenido del examen, respetando la autonomía de las comunidades autónomas", ha adelantado.

 

El rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, ha confirmado que la próxima semana habrá otra reunión de la Conferencia de Rectores CRUE, para concretar un nuevo modelo de acceso a las universidades. Según se ha perfilado, será muy parecida a la actual. Sin embargo, no será obligatoria para los estudiantes que no quieran cursar estudios universitarios.

 

 

UNA NUEVA PRUEBA MUY PARECIDA  A LA ANTIGUA

 

Para los que sí quieran entrar en la universidad, la prueba será muy similar a la actual. Como hasta ahora, las harán las Comunidades y cada universidad, aunque el Gobierno central quiere intervenir más. Por eso, el Ministerio determinará el marco general de la prueba, las características, el diseño y los contenidos de las pruebas, es decir, el marco común de las pruebas. En todo caso, se parecerá mucho a lo que hay ahora tras el acuerdo entre el Ministerio y la CRUE. Sobre el papel, se mantendrá el distrito único: si un alumno se examina en Galicia y aprueba, con esa nota puede entrar en una Universidad de Valencia, por ejemplo, como ocurre ahora.

 

Los alumnos de 2º de Bachillerato tendrán que examinarse en cuatro días y las pruebas incluirán preguntas tipo test, semiabiertas (una respuesta y una pequeña argumentación) y abiertas, las de desarrollar que se hacen ahora. Cada examen durará 90 minutos y habrá 20 minutos de descanso entre uno y otro. Se abandona la idea de Wert de examinar a todos los alumnos del país a la misma hora y el mismo día. Además, se elaborará un Real Decreto que también regulará el acceso desde la FP y resolverá situaciones transitorias para los estudiantes del actual sistema.

 

En cuanto a las materias, pocos cambios. Los alumnos se examinarán de las materias troncales, dos materias opcionales y una materia de las específicas, a elección, en estos dos últimos casos, de los estudiantes. Son siete asignaturas obligatorias: cuatro serán troncales generales (Lengua y Literatura, idioma extranjero, Historia, Filosofía y, lengua cooficial donde corresponda); dos exámenes serán sobre troncales de la modalidad de Bachillerato elegido y un último será sobre una asignatura específica.

 

 

¿QUÉ NOTA HAY QUE SACAR?

 

La nota para el acceso a la universidad se calculará ponderando un 40% la calificación de la evaluación final y un 60% la nota media del expediente académico de Bachillerato. Estará superada cuando la nota se mayor de un 5.