Actualizado 04:36 CET Versión escritorio
Salamanca

Miguel Aguilar, ganador del certamen Destino La Glorieta

El mexicano Miguel Aguilar, proveniente de la Escuela Taurina de Citar (Guadalajara), se ha impuesto en el certamen taurino Destino La Glorieta tras cortar dos orejas en el primero y obtener una ovación en su segundo novillo.

Publicado el 11.09.2018

Lo paró a la verónica el que abrió plaza, Jorge Martínez, colorado ojo de perdiz, armónico y de bonitas hechuras, tras brindar al público comenzó con ayudados por alto para después dar varias tandas con la mano derecha. Lo intentó también al natural, remató adornándose, haciendo abanicos en la cara del toro. Estocada caída. Oreja. 

 

Rafael de León de la Escuela de Málaga, de grosella y oro, paró a la verónica a un novillo reservón y poco claro en el capote. Brindó al público una faena que no tuvo acolple ni ligazón, despegada y con enganchones. Lo mejor lo consiguió al natural y tras un golpe en el escroto que le propinó el astado. Pinchazo, estocada, descabello y oreja. 

 

El mexicano, Miguel Aguilar, enfundado en un traje ceniza y oro, le tocó en suerte un novillo jabonero, bajo de manos y paletón. Faena desde el principio hasta el fin de raza, entrega, exposición y verdad. Queriendo hacer bien las cosas. Lo toreó de capote bien por ambas manos con la muleta, en la que recibió varias palizas sin darle importancia alguna. Gran dimensión de querer que le llevan a ser el claro ganador del concurso Destino La Glorieta con dos orejas y vuelta para un novillo de Esteban Isidro. En el segundo de su lote, el mexicano, pese a haber cortado las dos orejas no se dejó nada en el tintero saliendo otra vez a por todas, con disposición y gallardía, ovación. 

 

 

La tarde se vino arriba con la actuación del alumno de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, Ismael Martín, que volvió a dejar claro el oficio y la facilidad que tiene de hacer las cosas bien y andarle a los toros. Faena de matador o de prodigio la que el charro dejó ante un buen novillo que brindó a Chopera. Con el capote, muleta, quites y por ambas manos y distintos tercios, esta joven promesa ha puesto en pie La Glorieta cortando un rabo. 

 

Finalmente, los otros dos astados que tocaron en suerte a Jorge Martínez y Rafael León resolvieron ambas faenas ante dos astados complicados con oficio y con una clara imagen de una falta de rodaje. 

 

 

COMENTARComentarios