"Mi padre me tiró en la cama, me quitó las bragas y me violó"

El presunto violador durante su confesión en la Audiencia Provincial (Foto: T. Navarro)

El padre de la joven, de nacionalidad boliviana, asegura que "hizo algo malo", pero no contestó a las acusaciones de violación porque "es duro para mí". La Audiencia Provincial de Salamanca es la encargada de juzgar el caso.

"Mi padre me tiró en la cama, me quitó las bragas y me violó". Así de contundente se ha mostrado la hija de un hombre que está siendo juzgado por la Audiencia Provincial de Salamanca, acusado de violar a su hija de 17 años cuando la madre y el resto de hermanas se ausentaron del domicilio el pasado 8 de abril de 2017 en un domicilio sito en la calle Santa María La Blanca. 

 

Durante la celebración del juicio oral celebrado en la Audiencia Provincial de Salamanca, el hombre J. C. A. V., de nacionalidad boliviana sí ha reconocido ante el juez que "hizo algo malo", pero no contestó a la pregunta sobre violación por "ser muy duro para mí". Además, ha aceptado que entró en la habitación de la joven de sólo 17 años, la encontró "en bragas y sujetador, acababa de ducharse porque nos íbamos a un cumpleaños, hacía meses que no había buena relación porque estaba con un chico y yo le decía que estudiara", ha asegurado.

 

Al parecer, y según relata la defensa, un mes antes de los hechos el padre habría sido denunciado por su mujer, la madre, y sus hijas por violencia de género. La misma madre, testigo de este juicio y con la sentencia de divorcio a punto de hacerse efectiva, ha explicado que ya habían vivido episodios violentos y que en alguna ocasión ella había visto como su marido, el acusado, entraba por las noches a la habitación de la víctima, "cosa que no entendía y le exigía que no haciera, aunque él, siempre decía que era para vigilar que no estuviera con el móvil hablando con algún chico a horas poco razonables".

 

El acusado a la entrada de la Audiencia Provincial custodiado por agentes de Policía 

 

La joven, que ha testificado en la Audiencia Provincial a través de vídeoconferencia ya que por el momento ha decidido volver a Bolivia, ha asegurado entre lágrimas que su padre se metió en la habitación cuando ella salía de la ducha, la tiró en la cama, le quitó las bragas y la penetró, forzándola. Después, según el testimonio de la joven, la acompañó a ducharse y lavó sus partes íntimas con el mango de la ducha, además de exigirle que no le contara nada a la madre mientras la joven le imploraba que no la forzara una y otra vez.

 

La víctima que residía con su familia en la calle Santa María la Blanca, interpuso una denuncia de la mano de una prima de su madre a la que, una vez ocurridos los hechos, telefoneó para contarle lo ocurrido, y fue esta mujer la que le dijo que saliera de la casa lo antes posible, cosa que la joven hizo en cuanto tuvo oportunidad. 

 

Ahora, el Fiscal pide para el acusado 14 años de prisión por agresión sexual, así como la prohibición de aproximación y comunicación con la víctima durante cinco años y la libertad vigilada a su salida de la cárcel. Además exige el pago de 50.000 euros en concepto de indemnización para la víctima.

 

Por su parte la defensa pide 15 años de prisión, prohibición de aproximación e incomunicación durante de diez años, libertad vigilada a su salida de la cárcel y 80.000 euros de indemnización. 

Noticias relacionadas