MercaSalamanca pone fin al período de gracia y los empresarios morosos tendrán que pagar su deuda de un millón

El concejal de Hacienda y régimen interior, Fernando Rodríguez.

El consejo de administración, con la oposición al frente, obliga al PP a hacer lo que  no ha hecho durante años: exigir a las empresas que le deben un millón de euros a MercaSalamanca que paguen.

El escándalo de los impagos de un millón de euros por parte de varias empresas instaladas en MercaSalamanca y el revuelo de la presencia de un encausado en el 'caso Lezo' en su consejo de administración van a obligar al equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento, que dirige el 'merca' salmantino, a hacer lo que no ha querido hacer en años. De hecho, el equipo de Gobierno de Fernández Mañueco guarda silencio sobre este extremo del escándalo mientras intenta aparentar que Pablo González no pintaba nada en MercaSalamanca.

 

Así, se va a abrir una comisión de investigación en el seno de esta deficitaria sociedad para esclarecer si Pablo González, hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y encarcelados ambos por un importante caso de corrupción, llevó a cabo en Salamanca lo mismo que en MercaMadrid u otras entidades públicas. Pero no es lo único sobre lo que el presidente de MercaSalamanca, Fernando Rodríguez, va a tener que dar explicaciones.

 

Además, el consejo de administración, en el que están representados todos los grupos de la oposición (algo a lo que el PP se negó durante años), ha aprobado tomar medidas para que los 'morosos' de MercaSalamanca dejen de contar con la aquiescencia del presidente de la entidad. Todos esos deudores, entre los que se encuentran dos sociedades controladas por el presidente de la empresa editora de La Gaceta, Pedro Díaz, han podido disfrutar durante años de las ventajas de no pagar su participación en la Zona de Actividades Complementarias, pero ahora tendrán que pagar sus deudas.

 

En la reunión de este jueves, y tras las informaciones de TRIBUNA, el consejo se ha comprometido a iniciar los trámites que permitirán el cobro efectivo de las deudas acumuladas por la ZAC, una cuestión que han denunciado Ganemos y PSOE al igual que la presencia de Pablo González. Es lamentable, según aseguró Virginia Carrera, “que no se actúe hasta que los hechos lo hagan inevitable”.

 

Con esta decisión, el consejo pone fin al período de gracia permanente que había concedido Fernando Rodríguez a estas empresas. Según explicó a los órganos directivos, y como se recoge en la auditoría interna elaborada ante la delicada situación de MercaSalamanca, hasta ahora sólo se había dirigido por vía amistosa a estas empresas para que se pusieran al día. Una decisión que pone en peligro la viabilidad de la sociedad, ya que ese millón de euros que le deben estos empresarios complican sus cuentas, ya delicadas. Ahora, habrá nuevas misivas formales para reclamar el pago, pero si no son eficaces, se podrá pasar a tomar medidas judiciales y dejará de eternizarse el pago de esta deuda, pendiente desde hace años.

Noticias relacionadas