Actualizado 22:11 CET Versión escritorio
Salamanca

Menos 'Foot Talent' y más Unionistas CF

LA OPINIÓN

Publicado el 14.11.2019

Hablar a posteriori siempre es más fácil, eso está claro. Puede resultar ventajista, irrespetuoso o, hasta en ocasiones injusto. Pero, en el caso que ocupa estas líneas no lo es, ni mucho menos. Unionistas CF se ha equivocado y ha reaccionado tarde para cortar una situación que venía de lejos y que la mayoría de la gente veía con estupor cómo no se atajaba de raíz. Ha tenido que llegar una situación casi límite para que el club reaccionase... esperemos que no demasiado tarde.

 

La llegada de Gorka Etxeberria al club salmantino siempre estuvo rodeada de un aire confuso por todo lo que se había respirado en el ambiente y todos sus movimientos para acceder al club en su salto a Segunda B, donde la profesionalidad es mayor y la gestión tiene que ser mucho más responsable y seria, alejada de los intereses personales en beneficio del bien común.

 

'Errare humanum est', eso está claro, y el que no la haya pifiado alguna vez es que no ha vivido, pero una cosa es eso, y otra tropezar en cada piedra que uno se encuentra por el camino. La propuesta y la filosofía de club de Unionistas es defendible y loable por todo lo que representa, pero sus últimas acciones delatan que al final el fútbol no perdona a nadie y la memoria queda en el olvido cuando se trata de tomar decisiones en las malas; que en las buenas todos sabemos estar.

 

Quizá haya sido ése uno de los problemas de Unionistas CF, que hasta la llegada de Etxeberria ('caso Astu' incluido) no había tenido que lidiar en las malas, y en ésas se ha convertido casi en un club como los demás, como todos. Recibió desde dentro y fuera demasiados avisos sobre la figura de un Gorka Etxeberria que no hizo bien desde el día uno a un club que no necesitaba a alguien como él para gestionar el área deportiva y sí a profesionales que o bien han pasado por el club, o bien tienen su filosofía dentro. Y no solo por las redes sociales con palabrería, que en su caso se las ha llevado el viento...

 

Para empezar, la planificación de la plantilla en esta campaña dista mucho de ser la ideal, y quien diga que tiene el mismo nivel o más que la que consiguió 52 puntos en su debut en Segunda B que me perdone, pero o no tiene ni idea de fútbol o desconoce lo que significa este deporte. Por no entrar en cuestiones de fichajes, planificación de la plantilla, decisiones... algo que no se puede demostrar, pero que todos sabemos cómo se ha llevado a cabo. Y alguien se tenía que haber encargado de supervisar ciertas cosas, ciertas decisiones y situaciones; y si lo vio y lo dio de paso, el error se multiplica aún más.

 

Diez jornadas duró Roberto Aguirre en el banquillo de Unionistas CF, después de haber tenido la osadía de sumar 52 puntos y hacer Copa del Rey en el debut del equipo en Segunda B; y el club tardó solo ese periodo de tiempo en darle la patada en lugar de mirar hacia el otro lado. Y mucho más tras las esperpéntica y bochornosa rueda de prensa que los periodistas tuvimos que escuchar para explicar la destitución del asturiano. Poco después, el que ha salido por la puerta ha sido Gorka Etxeberria, cuando debería haber sido el primero, por ser el máximo responsable, y no al revés. O si se había perdido la confianza en Aguirre, tenían que haber salido los dos al mismo tiempo.

 

En las malas, Unionistas CF no supo estar y su reacción, aunque tardía, esperemos que sea válida de cara al futuro, que debe seguir siendo en Segunda B; un descenso podría llegar a ser traumático. Que la experiencia sirva para no volver a errar en las malas, porque a las primeras de cambio, Unionistas CF se ha equivocado. Que sirva de lección y que, de paso, el club no dé la imagen de ser uno más porque ésa no es su seña de identidad, al menos no lo era.

 

Y es solo por echar a un entrenador o a un director deportivo... la situación va mucho más allá porque hay cosas que no se pueden permitir ni dentro ni fuera del club, porque si escupes hacia arriba, a lo mejor te puede caer en toda la cara. Que se hable de lo deportivo, de la competición, de los jugadores (que tienen mucha responsabilidad) y del trabajo de los que tienen que sacar esto adelante. Hay demasiadas cosas bonitas por las que luchar. Menos 'Foot Talent' y más Unionistas.

COMENTARComentarios