Mejorar nuestra economía solo depende de nosotros mismos
Cyl dots mini

Mejorar nuestra economía solo depende de nosotros mismos

Seguimos inmersos en una crisis económica que parece no querer abandonar nuestras fronteras, a pesar de que la mayoría del resto de países de la eurozona ya han vuelto a colocarse en niveles de pre crisis. Sin embargo, aquí, en España, seguimos inmersos en el aumento del desempleo, la precariedad laboral y la disminución de sueldos, lo que produce un empeoramiento en la calidad de vida de las familias. 

La realidad de las familias españolas es que cada vez entra menos dinero en los hogares con el que llenar la nevera, pagar la hipoteca o hacer frente a los pagos mínimos necesarios para los suministros imprescindibles, como el agua, la luz, el gas o el combustible para el vehículo.

 

Pero antes de caer en la desesperación, podemos realizar búsquedas en internet que nos ayuden a estirar ese sueldo cada vez más pequeño y aprender a ahorrar, comprando menos, reciclando más, adquiriendo lo necesario en los sitios donde se encuentran los mejores precios o encontrando secretos y recibiendo consejos para mejorar nuestra situación económica con el dinero del que disponemos.

 

A continuación, proponemos algunos de estos consejos para conseguir estirar un poco más nuestra menguada nómina, esperamos que sean de utilidad.

 

CONSEJOS E IDEAS PARA MEJORAR NUESTRA SITUACIÓN ECONÓMICA

 

Puede que algunos de estos consejos te resulten demasiado radicales, pero estamos jugando a un juego en el que solemos perder, estamos habituados a la imposibilidad del ahorro, y da igual que ganemos más, el gasto también aumentará en la misma proporción, esto es a lo que se hace referencia cuando hablamos del fantasma del capital.

 

La persecución incesante de un sueño, de una quimera, el ganar dinero suficiente como para vivir holgadamente, ser feliz con tu sueldo… esto no es cierto y aquí viene la primera idea radical; nunca se tiene suficiente, siempre vivirás con la soga al cuello, aunque ganes mucho dinero, sobre esto se basa y se nutre un sistema productivo basado en el capital, el gasto siempre superará a los ingresos.

 

Una vez que conoces el eterno engaño al que estamos sometidos los ciudadanos occidentales, cuya única función en esta vida consiste en ganar dinero, puedes empezar a ver las cosas de manera distinta. Libérate pues de la presión que significa estar bajo las leyes de los poderes financieros, acostúmbrate a los números rojos, aprende a nadar entre ellos, y no sufras por su presencia.

 

No temas pues solicitar un microcrédito para darte un capricho si el banco te niega los préstamos personales, no le tengas miedo a solicitar un microcrédito como el que ofrecen desde la web de creditocajero si con ello mejoras las posibilidades de mejorar el rendimiento de tu pequeña empresa o lo necesitas para tu casa. Si vamos a estar bajo el yugo del capital, al menos utilicémoslo para mejorar nuestra calidad de vida, sin miedos, sin complejos, volvámonos rebeldes del sistema financiero, ellos nos quieren atemorizados, nosotros nos reiremos de ellos.

 

La felicidad es algo que se encuentra dentro de nosotros, y la pena, el miedo, la culpa no son más que herramientas que son utilizadas por los poderes fácticos para mantenernos esclavizados, con la cabeza gacha, que nos impida ver otras posibilidades y disfrutar de la vida desde otras perspectivas.

 

Las nuevas perspectivas desde las que tienes que contemplar el ahorro y que ellos no quieren que descubras son las siguientes; en primer lugar, rompe todas tus tarjetas, impide que se sigan llevando comisiones por mantenimiento, es decir, por nada, usa la red para realizar las transacciones y cambia de banco, buscando aquel que no te cobre comisión por trabajar tu dinero desde internet y, por supuesto, compra solo aquello que puedas pagar en el momento, nada de plazos.

 

Cambia de banco, el concepto de banco de confianza es un engaño más, ellos no perdonan, no perdones tú tampoco, busca un banco y asegúrate de que no cobra comisiones de apertura ni de mantenimiento.

 

Cambia de compañía de teléfono, cambia de compañía de energía, de seguros, dedícale un tiempo a buscar y a comparar, demasiadas veces dejamos estos contratos sin vigilar y es aquí donde se nos van buena parte del presupuesto mensual que podríamos mejorar con total seguridad.

 

Realiza las compras en tu barrio, o por internet. En tu barrio ahorrarás tiempo y combustible y potenciarás el comercio local que, a la larga, también te beneficiará a ti. Y si lo que necesitas no lo encuentras cerca, recurre a internet, pues es donde en la actualidad se encuentran los mejores precios. No compres en la primera tienda online que encuentres, pierde tiempo en encontrar las mejores y añádelas a favoritos, busca también esas webs que ofrecen cupones descuento, mejores precios y buscadores de ofertas, entre todas puedes llegar a obtener hasta un 60 % de ahorro en tus compras.