Mejor caer achicharrados por la factura de la luz que congelados