Media hora menos de reparto, 'islas', futuro tope de peso: Salamanca pone límites al carga y descarga

Una furgoneta de reparto en el interior de la Plaza Mayor. Foto: F. Oliva

El trágico suceso de hace una semana desencandena medidas que se pedían desde hace tiempo por el riesgo evidente en calles peatonales. La clave, una vigilancia policial que no se produce.

Ha tenido que producirse un accidente mortal para que el Ayuntamiento de Salamanca haya tomado medidas sobre el descontrol del carga y descarga en el centro histórico y, especialmente, en la Plaza Mayor y su entorno, donde las calles peatonales no lo son durante el horario de reparto y los peatones comparten espacio con vehículos pesados en una delicada convivencia. El atropello mortal en la plaza de la Reina, una calle peatonal de calzada única, que se rige por las normas del carga y descarga, ha hecho mella y este martes el consistorio anunciaba un paquete de medidas a modo de experiencia.

 

El anuncio llega tras el atropello mortal de hace una semana en el que falleció un varón tras se arrollado en una maniobra de marcha atrás por un camión de reparto de bebidas en zona peatonal y rozando la hora límite de las 11.00 horas para el reparto. Este ha sido el detonante de los primeros cambios.

 

De momento, se trata del recorte de media hora en el horario límite de carga y descarga. Hasta ahora la hora tope para poder circular en calles peatonales es las 11.00, pero próximamente se reducirá a las 10.30 horas en la Plaza Mayor, en la Rúa, y en las calles Bordadores y Concejo. Son solo treinta minutos, pero se recarga el tiempo de convivencia entre peatones y vehículos de reparto.

 

En un futuro, sin duda, habrá que tomar una medida para limitar el tonelaje de los vehículos que entran en las calles históricas y, especialmente, en la Plaza Mayor. Los daños al pavimento y a la propia plaza así lo recomiendan.

 

Además, para limitar la circulación intensa de vehículos se procederá a determinar 'islas', lugares donde estacionar las furgonetas y camiones. Se aplicará en las calles Rector Tovar, Serranos, Padilleros, Cervantes, Iscar Peyra y Correhuela, en el Parque Colón y en la Plaza de San Justo, para que los vehículos puedan estacionar y desde allí realizar la distribución a pie. 

 

Asimismo, han acordado comenzar un pilotaje en calle Bordadores para reducir el reparto a uno o dos días de la semana. Esta es una medida más taxativa, la de eliminar la circulación de furgonetas y camiones de reparto que, dependiendo del resultado que de, se podría extender a más zonas.

Noticias relacionadas