"Me tomo el pregón de la Semana Santa como el encargo más importante de mi vida"

El periodista salmantino, Francisco Gómez Bueno, será el pregonero de la Semana Santa salmantina 2019. Ahora, cuenta como aceptó esta propuesta y da algunas pistas sobre su pregón. 

Francisco Gómez Bueno, periodista

El periodista Francisco Gómez Bueno será el encargado de pregonar la Semana Santa de Salamanca de 2020 el próximo 31 de marzo a las 20.30 horas en el Teatro Liceo. Así ha sido anunciado por el presidente de la Junta de Cofradías y Hermandades de Salamanca, José Adrián Cornejo, durante un acto celebrado este jueves en la Casa de la Iglesia. 

 

Ilusionado y abrumado, cuenta como aceptó esta propuesta que "no" pudo rechazar. Sobre el pregón, asegura que "todavía estoy trabajando en él y por lo tanto no puedo dar una visión de conjunto. Sí algunas cosas que tengo claras. La primera, que me lo tomo como lo que es: el encargo más importante de mi vida".

 

-¿Ilusionado tras conocer la decisión?

-"Estoy muy, muy ilusionado. Y hoy un poco abrumado también. La verdad es que hasta ahora, antes de hacerse pública la noticia, he ido asimilando lo que suponía, pero hoy cuando se ha hecho oficial me ha caído encima un torrente de cariño que me ha recordado realmente que estoy ante una gran responsabilidad".

 

-¿Le costó decir que sí?

-"No me costó nada decir que sí, me empezó a pesar después. Un día vinieron a verme a la redacción el presidente y el vicepresidente y me dieron la sorpresa de planteármelo. Y en esas circunstancias no cabía otra respuesta que un sí. Nos conocemos desde hace muchos años y ya hay una relación de amistad estrecha que en cierto modo me obliga. Pero es verdad que después del primer paso, una vez que ha ido pasando el tiempo, inevitablemente comienzan las dudas: sobre tu capacidad, sobre si la línea será la adecuada, un sinfín de preguntas y un poco de miedo".

 

-¿Qué le une a la Semana Santa?


-"El año pasado me gustó mucho una frase de Abraham Coco, el anterior pregonero, asegurando que la Semana Santa era su cordón umbilical con Salamanca. Es verdad que él vive fuera y tiene esa percepción del que regresa algunas pocas veces al año. En mi caso, que tengo la suerte de vivir todo el año en Salamanca, no es que sea mi cordón umbilical, pero sí me pasa que veo Semana Santa por todas partes. Los rincones donde me han ocurrido cosas, las anécdotas del mundo de la tele vinculadas a esos días de locura de la programación especial… Además de todo eso, yo he tenido la suerte de poder vivir intensamente la Semana Santa desde la perspectiva cofrade y antes, en mi casa, haber asistido a las procesiones desde que tengo uso de razón".

 

-¿Cómo va a ser su pregón?

-"Seguro que peor que el de los que me han antecedido, que han realizado, cada uno en su estilo, piezas memorables. Yo soy un periodista, que trabaja en la televisión y que dedica parte de su trabajo a la Semana Santa, inevitablemente, eso tiene que estar. Aunque no me han dado ninguna explicación, ni yo tampoco la he pedido, entiendo que mi elección tiene mucho que ver con eso. Así que asumo que mi pregón tiene que ser en parte una representación de la cadena en la que trabajo. Ya veremos cuál es la mejor manera de encajar todas las piezas".

 

-¿Qué destacaría de él?

-"Todavía estoy trabajando en él y por lo tanto no puedo dar una visión de conjunto. Sí algunas cosas que tengo claras. La primera, que me lo tomo como lo que es: el encargo más importante de mi vida. Así que voy a volcar en él todo mi corazón. La segunda: he pensado mucho en la estructura, porque si en algo coinciden todos los pregoneros es que es lo más importante de todo. Y la estructura va a ser un poco atípica para lo que viene siendo habitual, pero algo, como te decía, más propio de una persona que trabaja en el mundo audiovisual".

 

¿Cómo definiría la Semana Santa de Salamanca?

-"Una Semana Santa que vive un momento de cambio, eso desde luego. Y ojalá en ese cambio esté la oportunidad de crecer y perdurar en el tiempo. De momento, ha llegado hasta aquí como una Semana Santa muy heterogénea, y creo que esa diversidad es una de sus grandes virtudes. No hay una forma de espiritualidad única, ni tampoco tiene por qué haber una forma única de procesionar o de salir a hacer estación de penitencia. Tenemos silencio, tenemos aplausos, tenemos cofradías centenarias y otras que aportan savia nueva. Es una manifestación riquísima que nos define en nuestra diversidad".

 

-¿Qué es lo que más le apasiona de la Semana Santa salmantina?

"Su factor humano, la gente. Desde fuera uno se puede deslumbrar por las calles por las que discurre, que son las mismas que todo el año pero que cuando llega abril se vuelven distintas, huelen diferente y cambian hasta las sombras. Te pueden deslumbrar las tallas de Salvador Carmona o las de Alejandro Carnicero. La música, lo que quieras. Pero cuando entras a los entresijos, lo que verdaderamente te cautiva es la humanidad que hay en esas cofradías. Un montón de gente de todas las tendencias, de todas las procedencias que durante todo el año se ponen de acuerdo en una cosa y que trabajan de forma absolutamente desinteresada por ella. Si lo pensamos bien, no son tantas las cosas que como ciudad o como colectivo hagamos tan bien y tan ordenadamente como la Semana Santa. Y eso, sin duda, es por su gente".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: