Maza admite la renuncia "irrevocable" de Moix pese a entender que no cometió ninguna irregularidad

Manuel Moix

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha admitido la renuncia "irrevocable" que este miércoles le ha presentado el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, "por motivos personales", tras conocerse que desde 2012 es dueño junto a sus hermanos del 25 por ciento de una empresa 'offshore' en Panamá.

Así lo ha anunciado en una rueda de prensa en la Fiscalía General del Estado. Maza ha señalado que esta mañana ha mantenido una reunión con Moix para "hablar" sobre su situación por ser dueño de una sociedad radicada en un paraíso fiscal.

Maza le ha trasladado que "no existe motivo" para cesarle de su cargo ya que "no ha existido ningún tipo de irregularidad e ilegalidad" en la mera "tenencia de este bien". No obstante, Moix le ha presentado su renuncia que "por motivos personales es absolutamente irrevocable": "No he podido convencerle de lo contrario", ha añadido.

 

Aún así, ha afirmado que ha tenido que admitir esta renuncia porque no puede "obligar a nadie que alega problemas personales a continuar ejerciendo esta función". Tras su dimisión, Moix pasa a estar adscrito a la Fiscalía del Tribunal Supremo, a la que estaba destinado antes de esta última etapa.

 

El máximo responsable del Ministerio Público ha anunciado que convocará en el "más breve plazo" la convocatoria para cubrir la Jefatura de la Fiscalía contra la Corrupción y el Crimen Organizado. Hasta que sea elegido el sustituto de Moix, será la teniente fiscal Belén Suárez la que se haga cargo de este departamento.

 

NO EXISTE NINGUNA INCOMPATIBILIDAD

 

Por otro lado, Maza ha explicado que la conducta de Moix, propietario del 25 por ciento de una empresa 'offshore', es "absolutamente regular" porque simplemente se trata de la "tenencia" de un bien que, aunque estuviese "fuera, en un país extranjero", su actividad se desarrollaba con "total transparencia, comunicación a la Hacienda Pública y pagando los correspondientes impuestos".

 

En este sentido, ha precisado que su participación en esta sociedad patrimonial que comparte con sus hermanos no conlleva ninguna "incompatibilidad" porque según la interpretación de los tribunales en este sentido lo que se persigue es que ningún "servidor público" pueda intervenir con actuaciones de carácter económicas y mercantiles. "No obliga a comunicar su herencia a los superiores", ha apostillado Maza en referencia a que la gestión de la empresa en Panamá la recibe tras el fallecimiento de su padre.

 

Por último, Maza ha aprovechado su intervención para asegurar que el Ministerio Fiscal es una institución "autónoma" tanto del Gobierno como de "todos los poderes del Estado y respecto de todas las influencias ajenas y externas que se le quieran hacer". "La Fiscalía solamente se debe al servicio de la ley, al cumplimiento de la legalidad con criterio de imparcialidad", ha concluido.