Más vale tener cuidado con el mal de altura