Más paro en julio en hostelería y comercio: el motor del empleo en Salamanca pierde fuelle

El paro subió en julio en el sector servicios por segunda vez en quince años y da síntomas de debilidad.

Agosto ha empezado con la mala noticia del estancamiento de las cifras del paro. Ni a nivel estatal ni en Salamanca las últimas cifras conocidas, las del mes de julio, responden a las expectativas de casi nadie. Los 47 parados menos registrados en las oficinas del Ecyl en la provincia son una cifra pírrica para un mes como el de julio, tradicionalmente uno de los mejores para el empleo. Pero lo peor es el resultado del sector servicios, que agrupa a hostelería y comercio y que habitualmente tira del empleo, pero que este mes ha generado más paro. Síntomas de agotamiento en sintonía con una panorama laboral estancado.

 

Según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el paro ha bajado en Salamanca durante el mes de julio en todos los sectores menos en Industria (subió en diez personas) y en el sector Servicios, donde hay cien parados más. Ha ocurrido justo al contrario de lo habitual, ya que es este sector el que tira del empleo mes tras mes en Salamanca.

 

La subida de paro en julio en el sector servicios es una rara avis. De hecho, solo ha ocurrido dos veces en los últimos quince años: en este julio de 2019 subió el centenar de parados citado y en julio de 2017 sumó 102 desempleados más. En el resto de ocasiones, el sector servicios siempre descuenta paro: hasta 859 parados encontraron empleo en este sector en julio de 2019. La cifra media está en los 300-400 parados menos cada mes de julio solo en el sector que agrupa a la hostelería y el comercio, apoyado en la temporada alta de turismo.

 

Así que el dato es muy malo para un sector que tiene como principal activo la hostelería. Se trata de una actividad muy significativa en la economía de Salamanca, y más todavía en la capital, y que es decisivo en el empleo. De hecho, solo el año pasado se hicieron 14.395 contratos de camarero, 4.000 de servicios de alojamiento, 3.615 de dependientes y otros 1.849 de cocineros: empleos todos vinculados a la hostelería y el comercio.

 

La pregunta es la siguiente: ¿Ha dejado la hostelería y el comercio de tirar del empleo estival en Salamanca? Quizás el diagnóstico no es tan dramático, pero sí parece que se ha debilitado este año, como buena parte de la generación de empleo. En julio se firmaron en Salamanca 791 contratos menos que en el mismo mes del año pasado. No hay datos del contratos por sectores, pero a nivel nacional la merma de contratos en servicios ha sido de un 4%, 6.000 menos.