Más de mil contribuyentes por inspector: la plantilla de la Agencia Tributaria en Salamanca

Una plantilla con 20 inspectores menos se afana para hacer 4.000  inspecciones al año entre 168.000 contribuyentes y miles de sociedades.

La Agencia Tributaria presenta cada año su plan de vigilancia, en el que este año anuncia que reforzará el control de las operaciones con criptomonedas, de las actividades profesionales ocultas y las ventas por Internet. Además, en 2018 será una actuación prioritaria de la AEAT el control sistemático de los grandes deudores, así como una exhaustiva y permanente investigación de sus patrimonios. En total, el objetivo es aflorar hasta 11.400 millones de euros. Sin embargo, no parece sencillo que se pueda hacer con la plantilla actual.

 

El problema, según los sindicatos, es que falta personal. De hecho, la AET se enfrenta a los grandes defraudadores y a una campaña con miles de inspecciones con una plantilla muy inferior a la de hace unos años. En concreto, y según datos facilitados por el colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), la AEAT contará con 2.789 trabajadores menos que en 2009, a partir del cual se inició una inexorable reducción de la plantilla debido a las políticas de austeridad. 

 

En el caso de Salamanca, la plantilla ha pasado de los 159 de 2010 a los 140 trabajadores con los que se afrontará la campaña especial. El resultado es que una plantilla reducida tiene que hacer frente a un universo de 170.000 contribuyentes, a lo que hay que sumar las declaraciones de sociedades: a más de mil declaraciones por inspector.

 

La lógica es que el número de inspecciones no pueda llegar a lo deseado por Montoro, ni siquiera con el plan de incentivos que ofrece a sus inspectores que les supondrá trabajar un mínimo de 12 horas anuales más en las que ningún inspector puede resolver muchos casos; la compensación oscila entre 90 y 200 euros más al mes en la nómina y dos pagos a cuenta en mayo y octubre de entre 67 y 150 euros. En 2016, el número de contribuyentes comprobados en Salamanca fue de 3.957 y se afloraron 38,26 millones de euros; tocan a 28 inspecciones 'serias' por inspector.

 

El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, lamenta que la AET pretenda conseguir estos objetivos "con la misma plantilla" situación en la que es "difícil que haya más actuaciones con menos plantilla". "No hay intensificación de actuaciones de control", asegura Mollinedo, que también valora una reciente pregunta de Cecale en el Congreso sobre la intensificación de los controles a empresas de Castilla y León, algo que cree que se limita a más visitas a empresas afiliadas a la patronal.

Noticias relacionadas