Más de 63.000 firmas piden que los contratos predoctorales vuelvan a ser de obra y servicio y no de prácticas

La solicitud planteada a través de la plataforma digital change.org ha conseguido más de 63.000 firmas de apoyo a su petición para que la administración dé marcha atrás tras cambiar los contratos predoctorales por obra y servicio a contratos en prácticas, a fecha de 1 de septiembre de 2015.

Según recoge el texto de la petición, este cambio que piden enmendar de forma "urgente" se ha aplicado "con carácter retroactivo, y sin previo aviso, de forma ilegal" por lo que los investigadores de la Universidad de Granada, los primeros en movilizarse ante esta situación en el ámbito nacional, sienten "indefensión".

"Este cambio supone un retroceso en los derechos y las condiciones laborales de nuestro colectivo que durante años ha conseguido que las condiciones laborales de los investigadores predoctorales sean equiparadas con el resto de personal docente e investigador", indica la petición que sigue abierta y subraya que esta situación se ha dado "en la Universidad de Granada, pero también en el resto de Universidades y numerosos centros del CSIC por todo el país" en que "se ha modificado la codificación de los contratos y, además, se ha alterado los informes de vida laboral en la Seguridad Social de forma retroactiva".

Por ello, consideran que "es necesario que se solucionen de manera urgente estas irregularidades por parte de la Seguridad Social y los organismos competentes volviendo al código 401 que figuraba en los contratos firmados por los trabajadores, la creación de un contrato predoctoral que cumpla con la Ley de Ciencia y evite este tipo de situaciones precarias y que se reconozca la labor que se realiza con estos contratos como un periodo laboral donde todos los derechos sean respetados".

Ante la que señalan como "falta de respuesta por parte de las instituciones y el Gobierno", la asamblea de investigadores predoctorales participará este martes en la convocatoria de las Marchas de la Dignidad, en Sevilla, "junto con otros colectivos en lucha por sus condiciones de trabajo", según anuncian en la misma página de change.org.