Más de 59.000 personas recibirán un millón de kilos de alimentos gracias al Programa de ayuda 2017

A MINGUEZA

Cruz Roja y Banco de Alimentos constatan una disminución de casi 4.000 beneficiarios que achacan a una mejora de la situación de crisis

Un total de 59.332 ciudadanos de Castilla y León recibirá en la primera fase del denominado Programa 2017 de ayuda a los más desfavorecidos 980.000 kilos de alimentos, suministro cuantificado económicamente en más de 800.000 euros, si bien esta cifra, al término de las tres fases previstas, podría elevarse finalmente hasta los 4 millones de euros.

 

Ese casi millón de kilos de alimentos es el que el Gobierno, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), asigna a Castilla y León a través de 19 centros de almacenamiento y será distribuido, en esta primera fase--la segunda es en octubre y la tercera en marzo de 2018--por el Banco de Alimentos y Cruz Roja, con la colaboración directa de 452 organizaciones no gubernamentales de reparto.

 

En su presentación, la delegada del Gobierno en la Comunidad, María José Salgueiro, ha recordado que España participa desde 1987 en este programa de ayuda europeo a los más desfavorecidos, financiado en un 85 por ciento por Europa y el 15 por ciento restante por cada Estado miembro y que en el caso de España se realiza a través del FEGA con fondos consignados en los PGE.

 

"Somos la Comunidad autónoma más solidaria en este tipo de campañas, lo que me llama la atención pero también me llena de orgullo", se ha felicitado Salgueiro, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha justificado también ese sentimiento en el hecho de que en esta campaña se haya observado una disminución de cerca de 3.749 beneficiarios, "lo que constata que la situación económica está mejorando".

 

En la misma línea se han expresado el presidente del Comité Autonómico de Cruz Roja, José Varela, y el vicepresidente de la Federación de Alimentos de Castilla y León, José Luis Herrero, el primero de los cuales, como así ha recordado, viene participando en este programa de ayuda desde su puesta en funcionamiento hace treinta años.

 

"Se ha mejorado en el tipo de artículos y su calidad, pues todos son de primera calidad", incide Varela, quien recuerda que con esta campaña se intenta paliar las necesidades de una parte importante de la población.

 

Por su parte, José Luis Herrero ha precisado que los bancos de alimentos tienen por finalidad repartir entre las distintas entidades la mercancía, ya que los primeros "tienen por estatuto prohibida la entrega directa a los beneficiarios. Se entregan a aquellas entidades acreditadas".

 

Los alimentos que se distribuyen son de carácter básico, poco perecederos y de fácil transporte, adquiridos a través de licitaciones públicas. Así, la cesta de alimentos está compuesta por productos como arroz blanco, cacao soluble, cereales infantiles, conservas de atún, crema de verdura deshidratada, fruta en conserva sin azúcar añadido, galletas, garbanzos cocidos, judías verdes en conserva, leche de continuación en polvo, leche UHT, pasta alimenticia, tarritos infantiles de fruta, tarritos infantiles de pollo y tomate frito en conserva.