Más de 43.000 euros para arreglar el campo de rugby de La Aldehuela dos años después de su estreno

Campo de rugby de La Aldehuela.

La empresa concesionaria incluye un gasto de 43.600 euros en la reforma del campo, estrenado en febrero de 2016, y el Ayuntamiento quiere elevar su mantenimiento a 100.000 euros.

El estado y mantenimiento del campo de rugby de la ciudad deportiva de La Aldehuela ha generado polémica en la comisión informativa de contratación de este martes. El motivo es la cuantiosa inversión que, según los documentos municipales, requiere sólo dos años después de la reinauguración del complejo. 

 

La comisión de Contratación trataba este martes una modificación del contrato de mantenimiento de las instalaciones deportivas de La Aldehuela “sin tan siquiera tener un informe técnico”, tal y como ha denunciado Ganemos. El motivo es la justificación de un gasto de 43.600 euros para la reforma del campo de rugby, que obliga a modificar el listado de las inversiones hechas por la concesionaria, Enjoy Wellness, como parte del contrato de gestión con el Ayuntamiento.

 

Eso supone, según ha denunciado Ganemos, que “o bien alguien no lo hizo bien en su momento, o bien alguien se quiere beneficiar ahora”. Y es que el campo fue objeto de resiembra y mejora durante las obras de actualización de la ciudad deportiva, reabierta en febrero de 2016. Fue una de las actuaciones que se hicieron en primer lugar, y para cuando abrió el recinto mostraba un estado muy mejorable, con la hierba muy seca, numerosas 'calvas' y la aparición de vegetación ajena. 

 

El campo de rugby tiene previsto un gasto de mantenimiento de 56.400 euros, cantidad que el PP propone aumentar hasta los 100.000, algo que ahora queda pendiente del informe técnico. El campo, que es de hierba natural, está específicamente pensado para la práctica de este deporte y es necesario mantenerlo en buen estado, a pesar de que su uso ha generado algunas polémicas. Ya se tuvo que trasladar un torneo por su mal estado. Y la empresa pretendió cobrar a un club un extra de limpieza para celebrar el tradicional 'tercer tiempo', una merienda con la que los equipos de rugby culminan siempre los partidos.