Más de 300 personas consolidan la quinta edición de la Matanza Típica

Una auténtica fiesta. Con el objetivo de preservar las costumbres más ancestrales de la provincia, los asistentes degustaron cinco kilos de hígado, 20 de chichas, 30 de costillas y 15 más de panceta
E.BERMEJO

La alcaldesa de Doñinos, Carmen García Romero, mostraba ayer su satisfacción por el numeroso público que se había sumado a la celebración, entre ellos, muchos niños y jóvenes que, de esta forma, conocen la que es una de las costumbres más ancestrales de Salamanca, ya que la tradición, según García Romero, “se ha mantenido hasta la generación de los 80, pero se ha perdido en parte para estos niños y jóvenes, por eso hemos querido recuperarla”.

A lo largo de la mañana se hicieron degustaciones con hígado, más de cinco kilos adquiridos para la ocasión; las típicas chichas (20 kilos), así como costilla y panceta asadas (30 y 15 kilos respectivamente de cada una).

Preservar la tradición
Cabe destacar que todos estos productos se compraron con anterioridad, dado que los análisis veterinarios del cerdo llegaron a última hora, por lo que el animal se ha congelado y se consumirá en la fiesta de abril, la de las peñas, por todos los asistentes.
“Con esta iniciativa lo que de verdad pretendemos es mantener la tradición. Es bueno que los pueblos avancen, se hagan modernos y tiendan a imitar la vida de la ciudad, pero también es bueno que mantengan sus costumbres para saber quiénes fuimos y hasta donde podemos avanzar en nuestra vida”, señaló la alcaldesa.

García Romero aseguró también que la parte más desagradable de la matanza es el sangrado del cerdo, por lo que “hemos intentado entretener a los más pequeños para que no presenciaran el espectáculo en toda su magnitud. Por lo demás, ha sido una auténtica fiesta para todos lo que hemos asistido, y los más jóvenes han tenido la ocasión de ver cómo los chorizos se embuten en las tripas”.