Más de 30 familias confirman la continuidad de sus hijos en la guardería Guillermo Arce

La escuela infantil Guillermo Arce de la Diputación de Salamanca.

El listado de alumnos que confirman plaza está compuesto por site para la etapa 1-2 años y 24 para la de 2-3 años. Es el penúltimo curso de la guardería si se confirman los planes de la Diputación para cerrar.

Un total de 31 alumnos han confirmado su continuidad en la escuela infantil Guillermo Arce, dependiente de la Diputación de Salamanca y que este año ya no ha convocado oferta para las edades más tempranas porque tiene previsto cerrar en dos años. El centro tiene siete alumnos confirmados para la edad de 1-2 años y otros 24 para alumnos de 2-3 años.

 

Serán los alumnos que tenga el próximo curso, el penúltimo de actividad si se confirman los planes de La Salina para cerrar sus puertas. Su cierre reducirá todavía más la oferta de guarderías públicas en Salamanca, que ya es incapaz de solventar las demandas de las familias. Contando las solicitudes para las escuelas infantiles del Ayuntamiento y la Junta en la capital, 300 familias se han quedado sin plaza.

 

El grupo socialista en la Diputación de Salamanca ha exigido al equipo de Gobierno del PP que dé marcha atrás en su intención de cerrar el centro de educación infantil Guillermo Arce, dependiente de la institución provincial y que tiene previsto cesar su actividad dentro de dos cursos. Por contra, el PSOE ha conminado al gobierno que dirige Javier Iglesias a convocar las plazas y abrir el período de matrícula para el primer curso, el de niños de 0-1 años. Este curso ya no se ha convocado como parte del plan para cerrar el centro.

 

Para el PSOE es "fundamental" que la Guillermo Arce siga abierta y han exigido al PP que abra de una vez el plazo de matrícula. Si fuera así, esta guardería podría complementar la escasez de plazas públicas en la capital con, al menos, las 16 vacantes de las dos aulas que tiene para la edad de 0-3 años y que no se ha convocado este año para el curso que viene. Plazas que podría ser hasta 90 porque la portavoz socialista ha detectado que muchos padres han desistido de seguir en el centro ante su próximo cierre.