Más de 200 personas se reúnen en la Filmoteca para ver el documental de Leonardo DiCaprio 'Antes de que sea tarde'
Cyl dots mini

Más de 200 personas se reúnen en la Filmoteca para ver el documental de Leonardo DiCaprio 'Antes de que sea tarde'

Dentro de la semana de actividades dentro la Huelga Mundial por el Clima organizada desde Fridays for Future Salamanca.

Este martes, continuando con la semana de actividades dentro la Huelga Mundial por el Clima organizada desde Fridays for Future, se realizó en la Filmoteca de Castilla y León una actividad abierta al público con un grupo de expertas.

 

“El aforo se completó muy rápidamente y consideramos la actividad un absoluto éxito, tanto por su propia cuenta como por su papel dentro de la semana y concienciación para la manifestación y huelga del viernes 27”, apunta en nota de prensa su portavoz, Daniel L’Anson.

 

En el documental, DiCaprio presenta desde su punto de vista de estadounidense privilegiado todos los problemas a los que se enfrenta el mundo con el cambio climático. Comienza admitiendo su propia ignorancia y realizando esfuerzos para conocer más, viajando por todo el mundo para ver las consecuencias de nuestras emisiones sobre el planeta. Habla con todo tipo de personas, desde granjeros indios e isleños del Pacífico hasta con Obama o el Papa Francisco para buscar soluciones conjuntas y que no dejen fuera la justicia climática, tantas veces ignorada, que implica un hemisferio norte más consumista y, por tanto, con mayor aporte de emisiones, mientras las consecuencias se sienten más terriblemente en el hemisferio sur.

 

Aunque todo lo que se ve son malas noticias, no falta esperanza en el mensaje. En los hábitos de consumo se puede hacer mucho, reduciendo el consumo de carne de vacuno y cambiándola por carne de pollo. Nuestro carro de la compra funciona también como otro tipo de voto, con el que podemos ejercer cambio. Igualmente importante es la responsabilidad política, no votando a partidos no comprometidos con este dilema masivo. El documental acaba en una nota positiva con un claro mensaje: no es demasiado tarde si entendemos el problema y actuamos de forma contundente.

 

documental caprio filmoteca

 

Tras el documental, se procedió a dar la palabra a las expertas: Mar Marcos, coordinadora del Área de Formación, Participación, Educación y Comunicación Ambiental dentro de la Oficina Verde de la USAL; Pilar de Celis, voluntaria de Intermon Oxfam con un gran conocimiento en consumo y comercio justo; Mabel Asensio Sevilla, doctora en Matemáticas quien dirige el equipo de Simulación Numérica y Cálculo Científico de la USAL dedicándose a desarrollar varios modelos de incendios forestales y de dispersión de contaminantes, y Rodrigo SantaMaría, profesor de ingeniería informática y gran apasionado de la ecología y eficiencia energética, motivado por darle un mejor futuro a su hija de un año.

 

En sus intervenciones iniciales, las expertas recalcaron la importancia de llegar a las esferas de poder desde movimientos de la ciudadanía, cada una hablando desde su marco de experiencia: Mar Marcos abogó por la importancia crítica de la educación en la formación de una población consciente. Si los profesores no reciben el apoyo necesario para que el problema se entienda a todas las edades y niveles, la batalla está medio perdida. Por ello, lucha por un cambio interseccional desde dentro de la misma universidad. Pilar de Celis recalcó lo subrayado en eldocumental sobre los hábitos de consumo, sobretodo en Europa y América del Norte. Al fin y al cabo, ¿cómo vamos a pedir responsabilidad a países en desarrollo cuando las personas de nuestros países consumen proporcionalmente muchísimo más? Mabel Asensio, por su parte, se posicionó de parte de los investigadores, tan limitados por presupuestos y recortes que apenas pueden hacer su trabajo, cada día más necesario. Si no conseguimos sustituir con renovables y avances científicos, ciertamente la sociedad que conocemos desaparecerá en cuestión de décadas. Finalmente, Rodrigo SantaMaría mostró su escepticismo hacia estas nuevas ideas que indican que podemos seguir como siempre pero cambiando a renovables, cuando nuestro consumo no es solo de electricidad.

 

La participación del público fue también abrumadora, con preguntas y conceptos de todo tipo sobre los que reflexionar. Se mencionó la falacia de la energía nuclear como “energía de transición”, poniendo ejemplos de las numerosas guerras provocadas para extraer recursos en países africanos. Otro concepto refutado fue el llamado capitalismo verde o sostenible, defendido por millonarios como Elon Musk, fundador de Tesla Motors, que seguirían en un modelo de extracción que sigue perjudicando desproporcionadamente a los más pobres. Se debatió profundamente sobre si el verdadero problema es la sobrepoblación, o la administración de los limitados recursos bajo el sistema actual. Igualmente, una pregunta extremadamente interesante relacionó responsabilidad social con colonialismo, y si se puede o debe exigir a países del hemisferio sur igual responsabilidad sobre esta crisis climática.