Mármol y granito, materiales para la posteridad
Cyl dots mini

Mármol y granito, materiales para la posteridad

La resistencia que tienen estas rocas las ha convertido desde siempre en las preferidas para hacer trabajos duraderos.

Cuando se pasa por una calle o una plaza y se observan las magníficas estatuas que decoran algunos rincones, o se observa el revestimiento de algunos edificios, que llevan siglos en pie, no podemos menos que admirarnos.

 

Este tipo de obras tienen algunos aspectos en común, sobre todo respecto a los materiales que se emplearon para realizarlos. La gran mayoría, por no decir todas las piezas que llevan siglos entre nosotros, se hicieron con mármol o granito. Materiales que especialistas como Álvarez y Lastras siguen usando para sus trabajos.

 

Arte funerario, un uso ancestral

 

Uno de los usos más habituales de los mármoles y granitos tiene que ver con el respeto a los seres queridos que han fallecido. Desde hace milenios se utilizan lápidas y elementos fabricados en piedra para señalar dónde están sepultados los difuntos. 

 

Y han demostrado la gran resistencia y durabilidad que tienen estos materiales, ya que se han descubierto lápidas con miles años en las que incluso se pueden leer las inscripciones.

 

Es probable que esta sensación de eternidad que producen las piedras sea el motivo por el que se siguen usando para hacer lapidas en Salamanca, con las que presentar respetos a alguien que ha terminado su vida. Un último homenaje que normalmente se quiere ofrecer como muestra de cariño, y que tiene en materiales como el mármol o el granito un modo de dejar grabado el paso de esta persona por el mundo.

 

También en este sentido existen diferentes colores y tipos. Los más habituales son los tonos oscuros en el caso del granito, y los mármoles blancos, aunque según ha ido pasando el tiempo, las tendencias han cambiado y hoy también se pueden ver otros colores como el rosa. 

 

En este sentido, prima bastante el gusto personal y factores como la edad de la persona que está enterrada bajo la lápida.

 

Ideal para la decoración

 

En la actualidad, el uso del granito y el mármol no ha cambiado demasiado con respecto a hace decenas de siglos. En la antigua Roma, por ejemplo, se usaban para erigir columnas y estatuas, algunas de las cuales se pueden observar en ciudades que conservan el legado de este imperio.

 

Hoy se siguen empleando para decorar, aunque también se aprovecha su resistencia. En muchas cocinas no es extraño encontrar encimeras Salamanca fabricadas con estas piedras naturales. 

 

La amplia variedad de colores, estilos y tonos permiten escoger un tipo de revestimiento acorde con los gustos estéticos de quien quiere tener una encimera de cocina de gran calidad, que ofrezca grandes resultados.

 

Otra de las aplicaciones estéticas tiene que ver con la construcción de algunos edificios. El mármol se emplea para cubrir suelos y paredes, tanto dentro como fuera, y darle a la edificación un aspecto elegante y distinguido.

 

Materiales adaptables y duraderos

 

Tanto el granito como el mármol destacan por ser materiales relativamente fáciles de convertir en lo que se desea, sea una lámina para hacer encimeras de cocina, un bloque con el que crear estatuas o piezas para construir, etc.

 

En cualquier caso, para conseguir los mejores resultados es importante encargar la tarea a profesionales de granitos en Salamanca, con los conocimientos y la maquinaria adecuados para hacer de los grandes bloques que se extraen de las canteras, piezas cuyo objetivo es el mismo que hace siglos. 

 

Las técnicas se han ido perfeccionando y hoy es más sencillo manipular y transformar la roca, aunque es fundamental tener un buen conocimiento de cada tipo de material para sacarle el máximo partido.

 

Sea dentro o fuera de una vivienda, como elemento decorativo y funcional o para dejar un recuerdo imborrable, estos materiales siguen cumpliendo su función con la misma eficacia que lo llevan haciendo desde el origen del mundo. No es de extrañar que el mármol y el granito se relacionen con la resistencia al paso del tiempo.