Marisa, la madre de Arantxa Sánchez Vicario: "Estoy contenta, he recuperado a mi hija"

Marisa Vicario (Foto: E. P.)

Arantxa Sánchez Vicario vuelve a estar cerca de su familia.

Marisa Vicario ha hablado por primera vez desde su reconciliación con su hija Arantxa, hace varios meses, y confesaba a El Mundo: "Estoy contenta, he recuperado a mi hija, ahora hablamos todas las noches".

 

Arantxa Sánchez Vicario está entre los 26 herederos de Isabel Garmendia, su madrina, heredará unos 200.000€, de momento solo tiene ingresos como profesora de tenis en el colegio de sus hijos y como comentadora deportiva ocasional en la TV de Miami, Marisa ha confesado también que su hija no tiene nada en común con su ex yerno, Josep Santacana: "Ni tienen empresas en común, ni cuentas conjuntas. Santacana ya tenía buenos negocios en Florida, antes de irse a vivir allí con ella; No le debe nada, al contrario, todo lo que ha dicho de él le ha perjudicado su imagen...".

 

La madre de la tenista ha dicho también que no ha hablado nunca con él desde hace muchos años: "Yo a este individuo no le he vuelto a dirigir la palabra desde el día de la boda", además añadió: "Cuando se casó con él, mi hija tenía muchas y buenas propiedades. Todo desapareció, se lo ha quitado todo".

 

Josep Santacana no ha visto a los niños desde hace 4 meses aunque está en sus derechos legales. Según los abogados de Arantxa, Santacana no ha tenido contacto con los niños para esconderse y evitar que le entregaran la demanda de divorcio, aunque él dice que el director del colegio de los niños lo trató mal un día que se acercó y por eso prefiere evitar escenas desagradables....

 

Marisa Vicario asegura que estuvo con su nieta en su cumpleaños y no hubo señales de su padre de ningún tipo: "Yo estuve en Miami para el cumpleaños de la niña y allí no llamó nadie. No aparece ni se interesa por ellos y además retiene los pasaportes de sus hijos. Arantxa no puede venir aquí con los niños, porque los tiene él...".

 

Por su parte, el abogado de la tenista, Emilio Zegri, asegura que ella no irá a la cárcel: "La jueza ha desestimado lo de la prisión y falta mucho para el juicio. Todavía estamos en la instrucción y hay mucho que demostrar todavía. Esto va para muy largo".

 

Parece que Arantxa ha ganado cosas y ha perdido otras por su divorcio con Josep Santacana, pero lo importante es que ha vuelto a acercarse a su familia, aún con la distancia.