Mapa y 'semáforo' Covid de Salamanca: lo bueno y lo malo de una mejoría insuficiente
Cyl dots mini

Mapa y 'semáforo' Covid de Salamanca: lo bueno y lo malo de una mejoría insuficiente

Las dos tablas por las que se puede seguir la situación de Salamanca evolucionan a la baja, pero de manera muy lenta.

Los dos principales 'barómetros' de la evolución de la pandemia en Salamanca sigue este sábado su lenta evolución hacia una mejoría solo relativa. De hecho, tanto el mapa como el 'semáforo' del Covid dibujan una tendencia positiva, pero insuficiente; la incidencia de la capital ha bajado un 14% en dos semanas. Esta es su situación, en detalle.

 

Mapa Covid: verde en cuatro zonas, a la baja en la capital

El mapa de incidencia de la provincia presenta este sábado algunas novedades. La principal, que aparecen tonos verdes en hasta cuatro zonas básicas de salud en la medición a 7 días vista, lo que confirma una tendencia de mejoría a corto plazo. Las que pasan a ese color son Vitigudino, Lumbrales, Matiña de los Caños y Fuenteguinaldo, todos con cero casos salvo la primera zona que tiene uno a una semana vista. A 14 días vista no es tan positvo: La Fuente de San Esteban y Lumbrales son las dos zonas en amarillo.

 

En el mapa se aprecia toda la capital en naranja, un color orientativo tras la entrada en vigor del 'semáforo' y el final del color rojo que la Junta usó para confinamientos. Lo mejor es que la incidencia de las zonas básicas de salud de los barrios de la capital sigue a la baja y lejos de los niveles récord de hace una semana: Universidad Centro está en 1.160 nuevos contagios por 100.000 habitantes, pero el barrio del Campus, San Bernardo, ha bajado de mil igual que Filiberto Villalobos. Lo peor es que no hay zonas por debajo de 500 casos

 

'Semáforo' Covid

El semáforo, la tabla de indicadores por las que se rigen las nuevas medidas en esta segunda ola, sigue para Salamanca en rojo, o más bien, en el granate del máximo nivel de riesgo. Desde que empezó a funcionar el día 5 de noviembre la incidencia acumulada, la incidencia entre mayores de 65 años, la positividad de pruebas y el rastreo, la ocupación hospitalaria... casi todo ha ido a la baja, pero de manera insuficiente.

 

Así, la provincia está en nivel máximo de riesgo en todos los indicadores salvo en la trazabilidad y le ha llevado diez días baja de 1.072 casos a 872 de incidencia: tendría que bajar de 250 para abandonar la clasificación actual y pensar en librarse de las restricciones.

 

Y preocupa el dato de Salamanca capital: 1.117 casos por 100.000 habitantes a 14 días según el semáforo y todos sus indicadores salvo dos en máximo riesgo. En Salamanca, la diferencia de incidencia entre capital yprovincia también es elevada, al suponer 248 puntos más en la capital (1.127 casos) con respecto al conjunto de la provincia (879).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: