Manuel Diosleguarde, a hombros en La Florida
Cyl dots mini

Manuel Diosleguarde, a hombros en La Florida

Manuel Diosleguarde en Peñaranda de Bracamonte (Foto: T. Navarro)
Ver album

El novillero salmantino corta tres orejas en Peñaranda de bracamonte (Salamanca). Chaves y Del Álamo, muleta sin espada. 

Domingo López Chavez, Juan del Álamo y Manuel Diosleguarde han toreado este sábado 24 de agosto de 2019 en La Florida, en Peñaranda de Bracamonte. Una calurosa tarde en la que los peñarandinos han disfrutado de este festejo en el que el novillero ha sido el claro triunfador. 

 

El primero de la tarde del lote de Domingo López Chaves, de nombre 'Gaitero' bajo de manos, hondo y playero, embistió muy bien en los primeros lotes agarrándose al piso en el final de faena. Mucho mando y haciendo las cosas a favor dle toro realizó una faena con poso y muchos conocimientos pegándose un arrimón final que emborronó con la espada.

 

'Abanero' fue el cuarto de la tarde. Toro abanto y de finales haciendo honor a su encaste al que el ledesmino aprovechó acariciando las embestidas y realizando una labor de mucha belleza. En la segunda parte de la faena optó por la corta distancia disfrutando en la cara del toro. Remató con un bonito trasteo que tras volver a emborronó con la espada y paseó un trofeo. 

 

Domingo López Chaves saludando en La Florida (Fotos: T. Navarro)

 

El salmantino Juan del Álamo sorteó dos astados. Uno de Sánchez Arjona y otro del Puerto de San lorenzo de muy dierentes condiciones. El primero, tardo en las embestidas y sin fijeza al que metió en el canasto para torearlo a placer, exprimiendo todas las condiciones del burel sin rematar la faena con la espada. Lanceó a la 'verónica' de manera soberbia el segundo de su lote, al que entendió y toreó con mucho empaque y sin dejarse nada en el tintero a base de temple y trazo largo y no remató con la espada. Cortó una oreja de su primero. 

 

Juan del Álamo al natural

 

Manuel Diosleguarde dió un aldabonazo en Peñaranda de Bracamonte, en una tarde espléndida en la que todo le salía bien, haciendo gala a su raza como torero y sus enormes conocimientos técnicos y de oficio desplegando variedad y saliendo a por todas en cada tercio de la lidia, formando un lío en el sexto de la tarde, el mejor de los dos de su lote al que le exprimió toda la codicia del astado en buen toreo de mano baja. Estoconazo y dos orejas. 

 

Noticias relacionadas