Mañueco y Ciudadanos intentan taponar de urgencia la crisis de Gobierno por la que todos señalan a Igea

Ciudadanos propone un recambio para sustituir a Barrios de inmediato y atajar la primera crisis 'seria' del Gobierno regional tras menos de un año y en un momento muy delicado.

La sorpresiva dimisión este lunes del consejero de Industria, Germán Barrios, ha abierto en el Gobierno de Castilla y León una crisis que los 'socios' PP y Ciudadanos intentan atajar con rapidez, pero de la que numerosas voces responsabilizan a Francisco Igea. Una crisis que llega en un momento muy delicado, en pleno bajón de la economía y el empleo por el impacto del coronavirus, y mientras la comunidad intenta avanzar en la desescalada y recuperar su dañada actividad. Y que se combina con las fuertes críticas que recibe Igea desde sectores de su propio partido, por ejemplo en Salamanca, y que ponen en duda el acierto de su estrategia en la crisis sanitaria.

 

Según la versión oficial, la dimisión de Barrios se debe a "motivos personales". Protagonistas de la política regional apuntan, no obstante, a un enfrentamiento irreconciliable con Igea que el propio vicepresidente ha reconocido. "No niego que haya diferencias, pero lo que es seguro es que nadie en su sano juicio puede pensar que en medio de la mayor crisis de empleo que ha vivido una Comunidad, una persona se marcha por estas cosas. No sé si alguien se marcharía de un gabinete de guerra porque el presidente tiene mal carácter. Es una explicación abracadabrante", ha espetado Igea afeando a Barrios su decisión. Ambos formaban parte de la 'cuota' de Cs en el gobierno regional formado hace menos de un año.

 

La Junta está intentando taponar con urgencia esta vía de agua y ultima el ascenso del viceconsejero de Empleo y Diálogo Social de la Junta, David Martín, que es el candidato que Ciudadanos ha puesto encima de la mesa para reemplazar a Barrios al frente de la Consejería de Empleo e Industria. Cs mantendría su cuota en el gobierno.

 

Mientras tanto, el Gobierno intenta negar los rumores de ruptura (lo intenta más Cs que el PP) y los rivales políticos acusan a Igea. El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, dice no saber más que lo que ha leído en los medios, pero ha apostillado que si la salida de Barrios "se debe a un enfrentamiento con Igea", las palabras 'Igea' y 'enfrentamiento" van unidas, de la mano, con demasiada frecuencia". El alcalde vallisoletano añade que "no puede ser un vicepresidente instalado en el enfrentamiento, con miembros de su partido e incluso de su propio gobierno".

 

"Cuando la ciudadanía reclama unidad y altura de miras, PP y Ciudadanos se hallan enfrascados en luchas intestinas", ha dicho Pablo Fernández de Podemos, que apunta otro de los elementos de la crisis. "Una crisis de gobierno" no es lo que "necesita" ahora la Comunidad en "pleno lucha contra la pandemia" ha dicho el socialista Luis Tudanca, que remarca que "cuánto más amor dicen tenerse, menos unidos parecen".

 

Y es que no es el único gesto de debilidad en la unidad entre los dos socios de Gobierno, a pesar de las habituales declaraciones en ese sentido. Las últimas, del propio Igea, que señalado por lo ocurrido ha asegurado que nadie creará ninguna grieta en un ejecutivo del que no piensa moverse. Sin embargo, capítulos como el de poner su cargo a disposición si se tomaban decisiones sin criterio técnico en la desescalada, tras el anuncio del presidente de la Junta de pasar en bloque a fase 1, abonan la teoría de la disensión.

 

A estas críticas de oponentes políticos se suman las de sus propios compañeros. En los últimos días, Igea ha protagonizado un agrio cruce de declaraciones con dos cargos institucionales de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca. El partido 'naranja' gobierna este municipio con el PP y cuenta con dos 'pesos pesados' como Ana Suárez, primera teniente de alcalde, y Fernando Castaño. En los últimos días, este último ha criticado abiertamente la estrategia sanitaria que gobierno regional, que capitanea entre otros Igea, y con la que no está de acuerdo.

 

A juicio del salmantino, la cautela excesiva y la desescalada tardía perjudican la actividad y a Castilla y León, y acusa a Igea de tomar decisiones que no ayuda. "Hay que generar confianza, saber de qué punto partimos, porque los mismos que el 8 de marzo nos decían que aquí no pasaba nada no son ahora los más indicados para hacer una desescalada a tiempo. Es muy probable que no sean capaces de tomar a tiempo las medidas", ha dicho. La respuesta de Igea fue contundente: se dirigió a él como "doctor Castaño" (no es médico) y aseguró que "cuando una persona dice que puedes ahorrar muertes, se define...". La contrarréplica la dio Ana Suárez, psicóloga, que diagnosticó a Igea "visión de túnel", un trastorno que afectaría la percepción de la realidad de Igea.

 

Igea no tiene actualmente en Ciudadanos una posición de prevalencia. Se enfrentó a Inés Arrimadas por la presidencia y perdió, pero se mantiene como máximo representante del partido en el pacto de gobierno acordado en su día. Sin embargo, y como quedó demostrado en aquellas primarias, no cosechó el apoyo necesario y se ha distanciado de sectores como el partido en Salamanca.