Mañueco y Castilla y León, en el centro de la tormenta política de las mociones de censura
Cyl dots mini

Mañueco y Castilla y León, en el centro de la tormenta política de las mociones de censura

Francisco Igea y Alfonso Fernández Mañueco, en el último pleno de Cortes.

El presidente del Gobierno regional se someterá a moción de censura del PSOE tras descartar adelantar elecciones. Los socialistas tienen apoyos insuficientes: necesitan a tres procuradores de Cs que ya ha llamado a filas.

Castilla y León está en el foco de la tormenta política desatada este miércoles durante horas intensas en las que, como un castillo de naipes, han ido cayendo los gobiernos como si de cartas se tratara, pero a base de mociones de censura cruzadas y elecciones anticipadas. Una tormenta en la que la comunidad lleva días instalada y que ha acabado por caer sobre la Junta. El fenómeno político del momento pondrá a prueba la solidez de los apoyos del Gobierno regional e incluso su futuro.

 

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, tienen prevista una rueda de prensa telemática para este jueves, antes del consejo de Gobierno, en la que está previsto que aborden la situación creada por la decisión del PSOE de presentar una moción de censura al presidente de la Junta. Lo hacen tras horas frenéticas en las que han volado las informaciones con tal velocidad que, a estas horas, no se puede descartar absolutamente nada.

 

Lo mejor es empezar por los hechos. Tras días anunciándolo, el PSOE ha presentado una moción de censura contra el presidente Mañueco. Lo ha hecho tras una catarata de acontecimientos concatenados que va a poner patas arriba a buena parte de la política autonómica. Tras anunciarse la moción de censura de PSOE con Ciudadanos en la región de Murcia y la capital murciana, los focos han girado directamente hacia Castilla y León.

 

Cs ha anunciado entonces que no haría caer los gobiernos que sostiene con el PP, en Andalucía, Castilla y León y Madrid, y ha justificado lo ocurrido en Murcia con acusaciones de corrupción que el PP niega. Poco después, PP y Cs daban una rueda de prensa en las Cortes de Castilla y León para anunciar que la coalición de gobierno que forman “va bien” y terminarán la legislatura con "las mismas personas", entre ellas el vicepresidente, Francisco Igea, y "el mismo programa". En Andalucía ha ocurrido lo mismo. Desactivaba una moción de censura anunciada y que, probablemente, a esa hora ya estaba registrada en el mismo edificio.

 

La segunda vuelta de tuerca la ha dado Madrid. La presidenta Isabel Díaz Ayuso anunciaba disolución de cámara y elecciones anticipadas, además de la ruptura con Cs por lo ocurrido en Murcia. Casi al tiempo, Más Madrid intentaba registrar una moción de censura para intentar someter a la presidenta a confianza en vez de irse a las urnas, y el PSOE hacía lo propio. Embrollo jurídico: se han admitido y a esta hora no se sabe si será vigente la convocatoria de elecciones o las mociones.

 

Después, ha llegado el anuncio de moción de censura del PSOE en Castilla y León, la primera de la historia democrática de la comunidad. Aquí Mañueco ha descartado adelantar elecciones y todo apunta que se someterá a ella, pero el líder socialista, Luis Tudanca, ya ha dicho que el presidente regional sí maniobró para valorar un adelanto electoral que el PP niega.

 

¿Qué puede pasar ahora? Hay escenarios más o menos posibles. Uno, que se adelanten elecciones autonómicas: es altamente improbable. Mañueco parece descartarlo y tendrá que someterse antes a la moción de censura. No podrá disolver su gobierno ahora, así que queda como una opción imposible, pero quien sabe si más adelante. Así funciona una moción de censura.

 

El segundo escenario nos lleva directamente al resultado de la moción. El PSOE va adelante con ella con los apoyos de Unidas Podemos, UPL, puede que el de Por Ávila... Pero le faltan tres: necesita los votos de otros tantos procuradores desencantados de Ciudadanos. El partido ya ha llamado a filas y descarta hacer caer gobiernos, al menos voluntariamente como ha ocurrido en Murcia, pero ¿controla a todos sus parlamentarios?

 

Eso es lo que está generando una gran tensión, y la seguirá generando los próximos días mientras se confirma y fecha el día para someterse a moción, parece que 24 ó 25 de marzo. Esta presión va a poner a prueba la solidez del grupo parlamentario y si existen o no grietas, discrepancias o procuradores que estén dispuestos a unirse a los votos favorables para descabalgar a Mañueco. Desde el PSOE dicen que existe esa brecha y que ha habido contactos; en Ciudadanos lo niegan. Si son suficientes o inexistentes, se sabrá en los próximos días.

Noticias relacionadas