Mañueco vuelve a tropezar en los gastos de alcalde con miles de euros en comidas a cargo del contribuyente
Cyl dots mini

Mañueco vuelve a tropezar en los gastos de alcalde con miles de euros en comidas a cargo del contribuyente

Mañueco, en una visita a una fábrica de quesos esta semana.

La partida de alcaldía vuelven a registrar facturas de comidas con responsables de empresas o instituciones: no todas son institucionales como se pretende. Una práctica ya vista en 2012 y 2014.

El equipo de Gobierno no ha perdido su costumbre de cargar a las arcas municipales a discrección los controvertidos gastos de comidas 'institucionales'. Lo hizo en 2012 y 2014, como publicó TRIBUNA en su día, y lo ha vuelto a hacer en 2017. Estos tres son los años que han salido a la luz a través del estudio de las facturas cargadas a las partidas vinculadas a alcaldía, y presumiblemente es una práctica extendida a todos los años de las casi dos legislaturas de Fernández Mañueco como alcalde.

 

La última denuncia la hemos conocido este miércoles: 9.195 euros en comidas pagadas con fondos municipales, cargadas a la partida de gastos de alcaldía. El presupuesto de alcaldía ronda el millón de euros, y dentro hay partidas de gastos de protololo y diversos. Un margen amplio para cubrir gastos vinculados al ejercicio no sólo del alcalde, sino también del equipo de Gobierno: porque si hay una constante es que la disponibilidad de estos fondos es cosa de los concejales del PP, no de la corporación.

 

Tras la denuncia de Ganemos, el grupo popular ha salido a replicar la información, pero no a desmentirla: las facturas no mienten. El portavoz Fernando Rodríguez ha puntualizado algunas de las facturas, como el gasto del cóctel del día de la patrona, pero no todas. En todo caso, ha justificado que se hagan estos gastos porque todos los actos institucionales, una descripción engañosa: hay comidas vinculadas a actos, pero otras son 'a puerta cerrada'.

 

Hay, por ejemplo, una comida con la Real Federación Española de atletismo, que el teniente de alcalde ha considerado normal por celebrarse un Campeonato de España que, por cierto, tenía una generosa subvención municipal; dos comidas con motivo del programa ciudad Cencyl; una entorno al Tormes+, otra con la EOI (Fundación con la que el ayuntamiento ha firmado el fracaso programa Millenial), otra con el Ministerio de Economía cuando el Gobierno era del PP, una más con representantes del Somacyl -empresa de la Junta-... 

 

También hay comidas con los presidentes del Consejo Consultivo y del Consejo de Cuentas, órganos que fiscalizan a entidades como el Auntamiento de Salamanca. Y probablemente la más llamativa es una comida celebrada por el actual alcalde con el exalcalde popular Fernando Fernández de Troconiz.

 

Lo que se comprueba es que, actos institucionales al margen, el alcalde y su equipo más próximo redondean muchas reuniones con comidas y las facturas se cargan a las cuentas municipales. En ninguno de los casos se especifica cuál fue el motivo y qué asuntos oficiales se trataban en estas comidas, tampoco los comensales, pero sí se sabe que se reparten en media docena de restaurantes del centro.

 

 

También en 2012 y 2014

 

Es una práctica ya conocida del pasado. En mayo de 2015 TRIBUNA sacaba a la luz las facturas de comidas y otros gastos cargados a protocolo. Durante 2012 los miembros del equipo de Gobierno, categoría que incluye alcalde y concejales del PP, cargaron facturas a la partida de atenciones protocolarias de la corporación, de la que solo hacen uso los concejales del PP. Fueron en total 35 los tiquets que pasaron por la intervención para que aprobara su pago: 12.965 euros.

 

Como ha ocurrido en 2017, algunas aparecen vinculadas a actos relevantes del Ayuntamiento, como el lunch para 100 personas por el que se pagaron 4.320 euros al catering del Regio para agasajar a los directores del Instituto Cervantes en su reunión. Sin embargo, son mayoría las facturas en las que no se justifica el motivo del gasto ni se especifica quien lo hace u ordena: son comidas de 3, 4, 5, 6, 8... comensales; muchas veces, menú degustación. Se reparten en varios locales conocidos con importes de entre 50 y 900 euros.

 

En 2014 se cargan otras 28 comidas por un importe total de 5.744 euros. Los establecimientos 'de cabecera' son los mismos y también las características habituales: sin justificar, variado número de comensales, menús degustación... Pero también aparecen algunas justificaciones. Una comida oficial del quinto teniente de alcalde con miembros de la comisión técnica que costó 375 euros (28 de marzo), tres 'menús especial con funcionarios de personal' en el Valencia por 125 euros (11 de abril), una 'invitación del tecer teniente de alcalde a personal del gabinete INS' por 280 euros el 29 de abril o una 'comida concejal con fundación Ciudad de Cultura y Saberes' por 118 euros (27 de mayo)...

 

Capítulo al margen merece una factura de 147 euros en el restaurante Valencia que atiende al concepto 'comida concejal y jefatura de Policía Local' el 13 de mayo). En todos los casos, no parece que los escasos datos puedan justificar el cargo a cuentas municipales de estos gastos.

Noticias relacionadas