Mañueco vuelve a presentar el proyecto del Victoria Adrados que acumula dos años de retraso

Ver album

El alcalde presenta de nuevo los mismos detalles de este importante proyecto, heredado del anterior alcalde y recurrente en los anuncios municipales. Su construcción no estará terminada hasta dentro de dos años: Mañueco prometió en su día que estaría listo en verano de 2017.

Nueve de febrero de 2015. El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, presenta un proyecto pionero para convertir lo que ha sido un colegio en desuso en un centro con 45 viviendas tuteladas a un precio reducido, garajes y equipamientos cívicos. El plazo de ejecución, dos años, y el horizonte para su estreno, verano de 2017. Pasado ese rubicón, el alcalde ha vuelto a convocar para dar los mismos detalles de un proyecto que no ha cambiado y que, dos años después del primer plazo anunciado, está en fase inicial. De hecho, la única novedad es que se han iniciado los trabajos preliminares, algo que ya anunció el Ayuntamiento.

 

Efectivamente, operarios de la empresa adjudicataria están sacando material de los actuales edificios y ya se ha puesto el correspondiente cartel. El estreno de la obra con estos trabajos se produjo el día 21 de agosto y tres semanas después es motivo suficiente para volver a hablar del proyecto, que ha sufrido una tramitación demasiado lenta.

 

Los términos de la iniciativa son los mismos de los que se lleva hablando seis años ya que el proyecto data de antes del comienzo de la primera legislatura de Fernández Mañueco. De hecho, es una iniciativa heredada del anterior alcalde, Julián Lanzarote, que en marzo de 2011 firmó con la consejera de Hacienda y el entonces consejero Fernández Mañueco un protocolo para hacer posible la conversión de este antiguo colegio en un nuevo centro social, en los mismos términos que se conocen desde hace más de dos años.

 

Sin embargo, su puesta en marcha no ha hecho más que retrasarse a pesar de que el actual alcalde asumió el compromiso en febrero de 2012. No fue hasta principios de 2013 que la Junta empezó a desalojar el edificio y hace cerca de un año, en abril de 2014, que se firmó la cesión definitiva de los terrenos que permitía poner en marcha el proceso. Desde entonces, se han dado a conocer los detalles del proyecto dos veces con la de hoy, se le concedió licencia de obra el pasado mes de marzo y después se ha completado el proceso de adjudicación de la obra, a la que se presentaron una quincena de empresas; en mayo se adjudicaron por 5,7 millones de euros (el presupuesto era superior, de 7,7 millones).

 

El proyecto contempla 45 viviendas adaptadas y sin barreras arquitectónicas, para alquiler reducido de entre 250 euros y 300 euros mensuales. Estas viviendas tendrán una superficie de aproximadamente 45 metros cuadrados de superficie totalmente accesible con un amplio salón, amplio salón, cocina integrada, baño adaptado, un dormitorio doble y terraza exterior en las viviendas de la planta primera- y tendrán un alquiler reducido entorno a 250 euros mensuales. 

 

Asimismo, dispondrán de pequeños espacios comunes de reunión o de convivencia y la cubierta del edificio incluirá zonas de relajación y de ocio con pequeños huertos. El centro de convivencia Victoria Adrados contará con un aparcamiento subterráneo con 240 plazas, 26 de ellas accesibles, que podrán ser adquiridas en propiedad por los vecinos de la zona. Las plazas de aparcamiento se distribuirán en tres plantas del sótano con una superficie total construida de 6.000 metros.

 

Para el centro de participación ciudadana se reserva una superficie superior a los 900 metros cuadrados, que se repartirán entre distintas salas multifuncionales, despachos para la atención de los servicios sociales municipales, aseos y vestuarios. También habrá un gran espacio abierto y público.

Noticias relacionadas