Mañueco, único candidato que se juega el sueldo el 24M

El alcalde y candidato del lleva 20 años consecutivos en cargos públicos y es el único de los que concurre a estas elecciones que no tiene carrera profesional al margen de la política: se juega una retribución de 65.000 euros/año a la que hay que sumar lo que cobra en Cortes.

Alfonso Fernández Mañueco es el único que se juega el sueldo este próximo domingo en las elecciones municipales. El alcalde y candidato del PP no conoce otra dedicación profesional que la política, en la que lleva encadenando cargos y sueldos desde 1995, cuando accedió por primera vez a una concejalía en el Ayuntamiento de Salamanca. Y desde entonces, y de manera casi constante, ha compatibilizado en muchas ocasiones dos sillones públicos.

 

En 2014, su retribución como alcalde alcanzó los 64.714,19 euros; el Ayuntamiento no ha facilitado el importe líquido en su comunicación sobre las retribuciones de alcalde y concejales. Es la cifra más alta de los últimos tres años: en 2012 cobró 59.479 euros y en 2013, 63.699,44 euros, siempre retribuciones totales. A este sueldo hay que añadir lo que percibe como procurador en Cortes sobre lo que no informa en su declaración de bienes y retribuciones. 

 

Según la normativa, le corresponde una dieta por asistencia de 180 euros y otra de desplazamiento de 0,20 céntimos/kilómetro; se celebran de manera ordinaria dos plenos al mes, 18 sesiones al año, que se desarrollan a lo largo de dos jornadas. A lo que hay que sumar las comisiones a las que pertenezca. En total, y según diversas fuentes, unos 1.800 euros al mes de media por procurador, aunque julio, agosto y septiembre baja la actividad.

 

 

SOLO COTIZACIONES POR CARGOS POLÍTICOS

 

En su trayectoria ha sido concejal, vicepresidente y presidente de la Diputación, consejero de dos consejerías durante diez años, procurador en Cortes y alcalde del Ayuntamiento de Salamanca. Un currículo político extenso, siempre en cargos públicos remunerados (al margen de sus puestos en el PP, por los que se desconoce si cobra), que contrasta con su reducida carrera profesional fuera de la política. En sus biografías oficiales figura el dato de que es Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Salamanca, sin especificar fechas; fuera de ahí, solo en alguna ocasión se encuentra referencia a que ejerció dos años como pasante (la figura de prácticas para la abogacía) en un despacho de abogados. Así que su hoja de cotizaciones se nutre fundamentalmente de lo público.

 

Su carrera en política, mucho más profusa, arranca en 1995 al ser elegido concejal de la lista del PP al Ayuntamiento de Salamanca y diputado y vicepresidente en la Diputación de Salamanca; antes había fundado el conservador sindicato de estudiantes Aeus. En 1996 fue elegido presidente de La Salina y siguió en el cargo, compatibilizándolo con la concejalía, hasta 2001.

 

Entonces fue nombrado consejero de Presidencia y Administración Territorial de la Junta de Castilla y León, cargo para el que fue designado de nuevo en 2003; estos dos años, 2001 a 2003, son los únicos que no compatibiliza el cargo con ninguno otro de responsabilidad pública, pero a partir de 2003 es también procurador en Cortes por Salamanca para el PP. Así se mantiene también desde julio de 2007 cuando es nombrado consejero de Interior y Justicia de la Junta. En 2011 se presenta como candidato a la alcaldía de Salamanca, al tiempo que procurador en Cortes, puestos que ocupa hasta hoy.

 

 

LOS TRABAJOS DE LOS DEMÁS

 

Su condición de profesional de la política contrasta mucho con el perfil de sus contrincantes en estas municipales, aunque no es la primera vez que ocurre. De hecho, es el único sin una carrera profesional en el sector privado o sin unos estudios que seguir. El resto seguirán trabajando o estudiando en caso de no ser alcaldes (es el único puesto con dedicación exclusiva por obligación) o concejales en régimen de exclusividad.

 

Enrique Cabero es profesor titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social y director del Departamento de Derecho del Trabajo y Trabajo Social de la Universidad de Salamanca. Además, tiene en su trayectoria cargos tan importantes como el de coordinador de la Capitalidad Cultural Salamanca 2002, de tan grato recuerdo para la ciudad; además también ha sido vicerrector de asistencia al Universitario de la Universidad de Salamanca, cargo en el que destacó por sus logros en materia de empleo y de deporte.

 

Virginia Carrera, candidata de Ganemos, ha estudiado Trabajo Social en la Universidad de Salamanca y  Es experta en género y relaciones laborales. Su puesto de trabajo está desde hace 11 años en CCOO como asesora en esas materias, y además imparte docencia en la Universidad de León.

 

Alejandro González, número uno de Ciudadanos, es el candidato más joven (nació en 1984), pero firmó su primer contrato con 17 años. Ha trabajado, principalmente, en asesoría y comunicación en varias empresas del sector privado. Actualmente está haciendo las oposiciones a Justicia. Es Licenciado en Derecho y Gestión Clínica, además de haberse formado en Toma de Decisiones Políticas en la Universidad de Barcelona. 

 

Bernardo Velasco, número uno de UPyD, es el único empresario del grupo de candidatos. Es economista y asesor fiscal y tiene su propia empresa en este sector. Viene de familia de emprendedores, concretametne, del sector textil.

 

El candidato de Vecinos por Salamanca, Chema Collados, es licenciado en Historia, en la rama de arqueología, y ha trabajado en casi todo para pagarse la carrera: camarero en bares, arqueólogo... También es educador social y ha trabajado como coordinador de empleo en el barrio de Buenos Aires.

 

María del Carmen García, cabeza de lista de VOX, es maestra de Educación Primaria, que es el área de su formación, y ha trabajado también en la empresa privada. Actualmente es profesora en Sabiñánigo

 

Rafael de Diego Núñez, candidato de Prepal, es un salmantino emigrado para trabajar. Desde Es cirujano titulado por la Universidad de Salamanca y lleva más de 20 años ejerciendo la cirujía en Mérida.