Mañueco traslada al pleno la catastrófica gestión del final de las obras de La Aldehuela

Acceso a la ciudad deportiva de La Aldehuela. Foto: Alba Villar

El PP logra, con respaldo de C's, llevar al pleno del lunes la desastrosa gestión para terminar La Aldehuela tras cuatro años cerrada. Los grupos municipales tendrán que decidir si se cambia el contrato con las obras terminadas. En tres días habrá que aprobarlo y hacer la recepción de obra.

El pleno de este próximo lunes tendrá que decidir, con el año casi finiquitado, si es lícito cambiar el contrato para la reforma de la ciudad deportiva de La Aldehuela cuando las obras están ya terminadas. Una propuesta insólita que se ha evacuado a pocos días de acabar el año por vía de urgencia y con la que el equipo de Gobierno del PP no sólo intenta tapar su nefasta gestión del final de este proyecto plagado de retrasos, sino que además traslada a la oposición la responsabilidad de decidir, a última hora, si se da de paso un cambio con visos de irregularidad.

 

De momento, este miércoles el PP salvó el primer trámite gracias al respaldo inicial de Ciudadanos. Había que aprobar que este tema entrara por urgencia en la comisión informativa de Contratación, y fue posible gracias a la unión de los votos populares y 'naranjas'; PSOE y Ganemos se manifestaron en contra. Después, sobre el fondo del asunto, C's pasó a la abstención con los socialistas y Ganemos mantuvo su oposición, con lo que el dictamen salió camino del pleno. Pero ha sido sólo el primer envite.

 

Con la inclusión de este asunto en el orden del día del pleno, el alcalde Fernández Mañueco consigue pasar a la oposición la 'patata caliente' de decidir sobre un tema que llega con el año casi acabado, envuelto en prisas y por un cauce poco habitual, rodeado de irregularidades. No hay que olvidar que se trata de cambiar un contrato que ya se ha terminado, porque las obras de La Aldehuela están hechas; que se hace para dar por buena una ejecución en la que no se han hecho cosas previstas en el proyecto y en la que, por contra, se han llevado a cabo unidades de obra que no estaban contempladas. Algo a lo que tendrán que dar o no su visto bueno, con todas las consecuencias que supone, a pesar de que la responsabilidad es sólo del equipo de Gobierno.

 

Se trata de una gestión catastrófica, como casi todo lo que se ha hecho en este proyecto, que el equipo de Gobierno de Fernández Mañueco no ha sido capaz de rematar en toda la pasada legislatura. Y que además se está intentando cerrar de manera urgente con un plazo escasísimo. Tras su paso por comisión, tiene que tramitarse en el pleno del día 28 de diciembre; después, y siempre y cuando se apruebe  en  pleno esta extraña modificación de contrato, tendrá lugar la firma del acta de comprobación de las obras y su consiguiente recepción por parte del Ayuntamiento.

 

El problema es que para completar estos trámites hay sólo dos días hábiles, 29 y 30 de diciembre, ya que el 31 de diciembre los funcionarios no trabajan. Ese es el tiempo disponible para comprobar que las obras ejecutadas son las que deben ser y las que se reflejan en el contrato ya modificado, firmar las certificaciones de obra y recepcionar a tiempo la obra antes de que acabe el año.

Noticias relacionadas