Mañueco, sobre las inundaciones en Álvaro Gil y paseo de la Estación: "no hay ingeniero que calcule eso"

La tormenta del lunes dejó picos de 105 litros de manera generalizada en la red de aguas: supera todos los registros existentes en el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Salamanca ha defendido su pronta actuación en la histórica tromba del lunes por la tarde y se ha apoyado en las cifras para justificar la cantidad de agua que inundó lugares como Álvaro Gil, la rotonda de la UDS o el paseo de la Estación. 

 

El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, ha explicado que en quince minutos cayeron 16 litros por metro cuadrado, para un total de más de 26 litros entre las ocho y las nueve de la noche según Aemet. Ha asegurado que hubo picos en la red de aguas de hasta 105 litros/metro cuadrado en los registros de las alcantarillas, que se generalizaron en todo el centro. "Eso es algo que supera todas las previsiones y sobrepasa lo que es una tormenta normal", ha dicho el alcalde.

 

La tromba generó problemas en puntos como Álvaro Gil, la rotonda de la UDS y, especialmente, en el paseo de la Estación. Esta avenida parecía ya libre de sucesos de este tipo, pero que se convirtió en pocos minutos en un río como en los peores tiempos, cuando las inundaciones se repetían para desesperación de comerciantes y vecinos. En pocos minutos, el agua inundó el paseo e hizo imposible cruzar de un lado a otro, mientras los coches circulaban como podían con un nivel de agua de 30-40 centímetros.

 

Para Mañueco, las obras que se hicieron en su primer mandato han impedido que la inundación fuera mayor, pese a lo cual muchos locales tuvieron que achicar agua y se inundaron garajes. "Afortundamente porque se ha hecho esa obra ha sido transitorio en el paseo de la Estación", ha insistido Mañueco, que cree que los problemas en las calles citadas se deben a los 16 litros que cayeron en un cuarto de hora "y eso no hay ingeniero que lo calcule".

Noticias relacionadas